Platos fríos

Platos fríos
Platos fríos

Helados y polos

Helados y polos
Helados y polos

Bundt cakes

Bundt cakes
Bundt cakes

Pizza Blanca de Cebolla y Salvia

Ah, pizza... es oír esta palabra y babear. A quién no le pueden gustar... tan fáciles de preparar, tan maleables (recordad que hay calzones, abiertas, con distintas masas...) y con tanta variedad de ingredientes para rellenarlas. Definitivamente, parecen el plato perfecto, ¿verdad?

pizza-blanca-cebolla-salvia


Claro, eso siempre que no tengas alergias alimentarias (celiaquía o intolerancia a la lactosa, por ejemplo), aunque siempre hay alternativas.
2

Granola Crujiente de Quinoa y Naranja.

El desayuno es el momento más importante del día. Este mantra hay que grabárselo a fuego, ahí, bien dentro. Si no desayunas bien, no estarás en condiciones de afrontar nada. El cuerpo ha pasado entre 6-10 horas (depende de lo madrugadores que seamos, claro), sin ingerir alimento, así que es bastante coherente proporcionarle colaciones de calidad, ¿no creéis?

granola-crujiente-quinoa-naranja


Vamos, al menos es así como me funciona a mi. Sé que a mucha gente no le "entra" comida sólida recién levantados. Pero yo, no me siento identificada en absoluto.

Si tuviera tiempo y un metabolismo como cuando tenía veinte años, seria capaz de desayunar un pincho de tortilla de patatas y dos buenas rebanadas de jamón a la catalana (por cierto, es algo que sigo haciendo cuando voy de viaje). Como lo cuento. Pero, además de la edad, tengo algo más de contención, y he educado mi cuerpo a recibir su ración de avena por las mañanas. De vez en cuando, hago un lapsus y me tomo unas tostadas, o bien una ración de buen bizcocho casero. Pero eso sólo de forma puntual.

granola-crujiente-quinoa-naranja


La granola me vuelve loca, y evito tener en casa porque no paro hasta que veo el fondo del bote. Pero de vez en cuando, un capricho no hace daño. Ya hice mi versión de granola de avena aquí, y quedo deliciosa. Pero tenía ganas de probarla con quinoa, algo que había visto por algún blog, y encontré una versión que me convenció.

granola-crujiente-quinoa-naranja


Conocía a Chloé por su artículo mensual en la revista Cuerpomente, que compo alguna vez que otra. Conocía sus recetas saludables, por eso no me extrañó encontrar esta versión en su blog. Yo me he guiado por la receta, pero he cambiado casi todo. Le he añadido avena, he eliminado los frutos secos y los he sustituido por frutas desecadas, y he añadido ralladura de naranja fresca. Da igual lo que le metas, porque la textura de la quinoa horneada es deliciosa. Super crujiente y con el toque de la canela. un disfrute. No hace falta que os diga cómo huele mientras se hornea, ¿verdad?

Yo la veo sobre el yogur fresquito ahora que viene el buen tiempo, como topping de un helado o bien de una mousse de chocolate, y sobre todo a bocados como un rico snack. Creo que la quinoa a partir de ahora, cobra nueva vida en mi cocina.

Tiempo: 30 min.

Ingredientes (para un bote grande):



  • 3/4 taza de quinoa, bien lavada y escurrida.
  • 1/2 taza de avena.
  • 1/2 taza de mix de frutas secas (este lleva piña, mango, papaya, pasas).
  • 1/4 taza de semillas de lino.
  • 1/4 taza de pipas de calabaza.
  • la ralladura de 1 naranja pequeña, sin la parte blanca.
  • 1/4 taza de sirope de ágave.
  • 2 cucharadas soperas de aceite de coco.
  • 2 cucharaditas de café de canela en polvo.


Preparación:



Encendemos el horno a 180º.

En un bol grande, echamos la quinoa, la fruta desecada y cortada pequeñita si está en trozos grandes, las pipas de girasol, las semillas de lino, la avena y la ralladura de la naranja.

En un recipiente pequeño ponemos el sirope de ágave, el aceite de coco y la canela. Lo calentamos unos segundos en el microondas, que quede líquido y tibio. 

Vertemos sobre la mezcla, y damos vueltas con una espátula de silicona, de modo que quede todo bien impregnado con el jarabe resultante.

En una fuente de horno cubierta con papel sulfurizado, vertemos la mezcla, esparciéndola bien y dejándola más o menos del mismo grosor.

Hornear 25 min. A mitad de cocción, damos unas vueltas a la mezcla, para que se seque de forma igualada.

Al salir del horno quedará humedad, pero al enfriarse se secará completamente y quedará super crujiente.

Una vez fría, la envasamos y guardamos. 

¡Disfrutad!

Mabel.
2

Salsa de Queso Cheddar Vegana.

La primera vez que vi esta receta, la miré con escepticismo. No me entraba en la cabeza que esos ingredientes pudieran resultar sabrosos cocinados juntos. Mira, no. Y me trago ahora aquellas palabras, porque tras darle una oportunidad, tengo que decir que está deliciosa.

-salsa-queso-cheddar-vegana


¿A quién no le gustan los nachos? Yo me declaro fan total, pero esa salsa de queso grasienta... ay, como que no.
11

Salsa Boloñesa de Soja Texturizada.

Hoy os enseño cómo hago yo la boloñesa de soja. De un tiempo a esta parte, este ingrediente se ha ganado un sitio por derecho propio. Y es que lo merece, porque no puede ser más fácil de cocinar y absorbe cualquier sabor que quieras darle.

salsa-boloñesa-soja-texturizada


Y he decidido, como primera toma de contacto, enseñaros mi boloñesa.
2

Tarta Cruda de Fresas.

Soy feliz. El mercado está lleno de fresas. Rojas y jugosas fresas. Y forma parte de la Santísima Trinidad Frutera de mi casa, junto a los plátanos y las naranjas. Bueno, tengo más frutas favoritas, pero si tengo que hablar de los gustos del resto de la familia, (lo que viene a ser mi costilla y yo), ese triángulo amoroso es el reinante.

tarta-cruda-fresas


Por eso no puedo dejar de hacer cosas con ellas. No siempre mis recetas con fresas triunfan en casa, pero yo me las papo tan feliz. Y al resto de la casa, pues se las pongo tal cual con un poco de azúcar en un bol, y todos somos felices.
2

Mermelada Cruda de Chía y Arándanos.

Creo que no hay cosa que me guste más para almorzar o merendar que unas tostadas con mermelada. Y siempre que sea posible, casera. Un buen pan integral en rebanadas, la tostadora, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una cucharada de mermelada. Y que se pare el tiempo.

mermelada-cruda-chia-arandanos


Pero, ¿y si preparamos una mermelada espesita, sin azúcar refinado y sin cocción?
2

Energy Balls de Pecanas y Té Matcha.

¿No suele pasaros, que compras un ingrediente supuestamente maravilloso, y cuando vas a catarlo te quedas algo insulsa? Pues eso precisamente me pasó a mi con el té matcha.

energy-balls-pecanas-te-matcha


Bien, recapitulemos. Quizás es porque el té en cuestión lo compré en el Mercadona, y tal vez su textura no era la más idónea para degustarlo, pero lo cierto es que cuando intenté disolver esos sobrecitos en el agua hirviendo, encontré más posos de los que eran deseables.
2

Mini Cheesecakes de Fresas.

No puedo renunciar al postre. Lo siento pero es así. Incluso, cuando sabes que no debes, porque el sedentarismo se adueña de tu cintura, soy incapaz de decir no a un broche dulce después de las comidas.

mini-cheesecakes-fresas


Y ay si intento hacerlo, porque al cuarto de hora me entra el ansia viva y como lo que no he comido antes más los intereses.
4

Cake Jugoso de Limón

Jugoso no, jugosísimo. Tanto que casi tiene textura de flan. Si te aparecen en casa con un bolsón de limones recién cogidos, no tienes otra que ponerte a hornear. Y resulta que había visto algo como esto días antes...

cake-jugoso-limon


Además, hacía mil que no horneaba algo dulce.Y eso había que remediarlo.
2