Platos fríos

Platos fríos
Platos fríos

Helados y polos

Helados y polos
Helados y polos

Bundt cakes

Bundt cakes
Bundt cakes

A la luz de las bengalas. Crónicas de una boda, parte VI.

¡Buenos días, chicas!

Hoy es un día especial porque este blog estrena traje nuevo. Estoy muy emocionada porque estoy encantada con el resultado, y a vosotras ¿os gusta? Pero bueno, vamos al lío que me pierdo, como siempre, jejeje.

Hoy os voy a mostrar una de esas modas americanas que tanto nos gustan.

Las bengalas siempre tienen ese toque festivo, de celebración y de fiesta. Aquí lo cierto es que sólo estamos acostumbrados a verlas en cumpleaños y en nocheviejas, y aún así no son muy comunes. Pero cadenas de televisión como Divinity nos están acercando a un tipo de celebraciones mucho más opulentas y también, porque no decirlo, mucho más románticas.

Las bengalas se están imponiendo en las bodas. Lo más usual es que se utilicen para abrir el baile.

Yo las voy a utilizar para otro momento tan especial o más... el momento tarta.

Ayer mismo estaba terminando de cerrar la banda sonora de mi boda con mi sobrina. Siempre es buena idea tener una opinión joven y fresca para estos menesteres, y la idea de las bengalas será muy emotiva. O al menos eso espero...

Podemos presentarlas de diversas formas:

En un único recipiente. Cada invitado cogerá una en el momento preciso, y mientras formarán parte del atrezzo.

fuente: decoracionbodas,net.

Bien presentadas en un cesto, como aquí, casi simulando ramas de lavanda. Quedarían genial en cualquier rincón.

fuente: bodas supercukis.blogspot.com

O bien presentándolas de forma individual. Personalmente lo prefiero así, sobre todo como en mi caso, que somos pocos invitados. 

fuente: muchomasqueunaboda.blogspot.com


¿Os imagináis? Todo el mundo con las bengalas encendidas, mientras aparece nuestra tarta nupcial y de fondo sonando esa canción tan especial que tengo preparada... ¡Me emociono sólo de pensarlo!

Hasta aquí mi propuesta de hoy. 

Mil besos, amores, y gracias por estar aquí.


1

Cake de peras especiado.



¿Os habéis dado cuenta de lo que me gustan los cakes?



Por su forma, por lo bonitos que quedan en la mesa, por lo fácil que resulta cortarlos a rebanadas...

Ahora estoy pillando el gusto a la buttermilk. A mi cake le ha dado una jugosidad increíble... y las especias unos aromas que dicen "cómeme".



Y las peras... esas gran abandonadas en mi cocina. Y mira que nos gustan.

La receta la he sacado del blog Local Milk, donde he encontrado un cake de manzana que he tuneado a mi manera. El blog es increíble, no en vano ha ganado premios muy prestigiosos... y esas fotos casi siempre en penumbra, tienen su aquel. La verdad es que me tiene enganchada. Os invito a que os deis un paseo y lo descubráis. Y si lo conocéis, ¡veréis que lo que os digo es verdad verdadera!



Así que ni corta ni perezosa, cogí unas peras Rocha, y me metí en fogones. El perfume de los bizcochos cuando, ya horneados, están en proceso de enfriado es indescriptible. Hay que tomarlos tibios para percibir todos sus aromas.



Si no se consumen en el día, yo los he metido en el frigorífico, y al día siguiente estaban jugosísimos y deliciosos, eso sí, sin el perfume que desprendían cuando aún tenían calor. Totalmente recomendables.




Yo he horneado dos cakes en moldes desechables del súper. Uno de ellos se fue directamente a casa de mi hermana, porque las cosas buenas hay que compartirlas... ¿no creéis?

Como medida he usado un vasito de cristal de yogur.

Tiempo: 15 min + 60 min de horneado.

Ingredientes (para dos cakes):

-3 vasitos de harina de trigo.
-1 vasito de harina de maíz.
-2 vasitos de azúcar.
-2 vasitos de buttermilk.
-1 vasito de AOVE.
-3 huevos M.
-2 peras, yo he usado la variedad Rocha.
-1 cucharadita de café de bicarbonato.
-1 cucharadita de café de levadura química.
-1/2 cucharadita de café de canela en polvo.
-1/2 cucharadita de café de jengibre en polvo.
-1/2 cucharadita de café de vainilla en polvo.
-ralladura de nuez moscada.
-un pellizco de sal.

El horno lo encendemos a 175º para que vaya calentándose.

Primero mezclamos las especias, los huevos, el azúcar, el buttermilk y el AOVE en un bol.

Tamizamos en otro bol las harinas, la levadura, el bicarbonato y añadimos la pizca de sal.

Las peras las pelamos y descorazonamos y cortamos en trocitos.

Añadimos los ingredientes secos a la mezcla líquida y batimos con unas varillas hasta que estén perfectamente integrados. Vertemos en los moldes y ponemos una pera bien repartida sobre cada uno.

Horneamos durante una hora.

La cocción es orientativa. Si pasado este tiempo pinchamos con una brocheta y sale impregnada de masa, dejamos 10 minutos más. Y así hasta que salga limpia.

Sacamos, espolvoreamos ligeramente de azúcar en la superficie, dejamos entibiar y a disfrutar.

Con esta receta participo en el reto Color y Sabor de Temporada:






¡Gracias por estar aquí!






10

DECORAR UNA ESCALERA PARA EL DÍA DE LA BODA. Crónicas de una boda, parte V.

¡Buenos días y bienvenidas una quinta entrega de las crónicas bodiles!

Cuando la novia se dirige hacia el lugar del enlace, la puerta de su casa suele ser pasto de familiares y curiosos que van a verla salir de casa en todo su esplendor.

Por este motivo es costumbre decorar la entrada del domicilio para la ocasión. En mi caso, mi cuñado se ha ofrecido a hacerme una alfombra verde en la puerta principal... pero como tengo una escalera que conduce al primer piso que es donde vivo, he decidido decorarla también.

Voy a prescindir de las flores naturales, básicamente porque mi presupuesto es muy ajustado. Sin embargo he investigado un poco, y con poco dinero y mucha imaginación se pueden hacer cosas realmente chulas. 

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí están mis propuestas. Todas ellas factibles y todas ellas chulísimas.


1.Tul y flores de tela.


La primera propuesta sería decorar el pasamanos con unas guirnaldas de hiedra y rosas de tela, fáciles de encontar en cualquier bazar y baratas. Además lleva un adorno de tul o gasa que también es muy fácil de encontrar en tiendas para disfraces. Muy chulo.

2.Guirnalda de flores de papel y velas.





Otra propuesta muy bonita también. Esta escalera está decorada con una guirnalda de hojas y flores de papel de seda y unas luminarias fáciles de hacer con cualquier bote de cristal reciclado y unas velas. Esta me gusta especialmente.

3.Guirnalda de papel y poriexpán.


Unas sencillas cadenetas de cartulina (facilísimas de hacer) y unas bolas de poriexpán con unas ramas verdes componen esta guirnalda. Chulísima también y superfácil.

4.Pompones de tul.



Muy sencilla pero muy efectista: unos enormes pompones de tul adornan los barrotes de la escalera. Elegante a tope.

5.Guirnaldas de pompones de papel en colores pastel.


Bonita a más no poder. No queda muy nupcial pero en tonos muy tenues puede ser preciosa. Lo que más me gusta son esas ramitas verdes intercaladas... Chuli chuli.


¿Qué os han parecido? Yo tengo claro que voy a decorar la escalera de mi casa. Creo que la de las velas me tiene enamorada, pero no descarto cambios de última hora...

¡Mil besos y gracias por estar aquí!

1

Muffins de Limón.



¡Buenos días, amores!


No me da la vida. No me da. Voy de elección de menú en elección de flores, de a ver que me pongo en la cabeza a elegir pajarita o corbata para mi chico. Menos mal que me voy pronto de vacaciones porque si no me va a dar un síncope.






Pues así es. Tengo a ratos una incómoda sensación de ansiedad. Luego se me pasa. He empezado a fumar algo más de lo habitual y tengo un hambre atroz a todas horas. Encima no llego a ningún reto de los que estoy metida. A ninguno. Me apunto las fechas pero luego me enredo y este mes he llegado tarde a todo.






Pero eso no quita que siga pensando en vosotras. Además he decidido que ya que he comenzado las crónicas bodiles, por una vez voy a acabar mi reto, osease las doce entregas que tengo en mente. Eso sí que lo voy a hacer aunque me vaya la vida en ello... jajaja.






Os cuento. Estoy experimentando con la harina de maíz, o Maicena, a la hora de hacer repostería. He descubierto que da una textura más esponjosa y una cobertura más crujiente a ciertas recetas. La que hoy os muestro es especialmente rica y fácil. Ideal para tomar con el café o el té de las cinco.






El sabor a limón es intenso, muy refrescante. A mi me han gustado mucho. Es una de esas recetas que mejoran al día siguiente, si es que tenemos tanta paciencia... yo confieso que siempre me como una o dos con la excusa de comprobar si están ricas... ¡incluso antes de que se enfríen por completo!




Tiempo: 15 min + 30 min de horneado.


Ingredientes (para 12 muffins):


-2 huevos L.

-1 taza (250 ml) de azúcar.
-1/2 taza (125 ml) de margarina vegetal.
-1 taza (250  m) de harina de trigo.
-1/2 taza (125 ml) de harina de maíz.
-la ralladura de 1 limón entero (la parte amarilla).
-1/4 taza (75 ml) de zumo de limón.
-1 cucharadita rasa de café de levadura química.
-1 cucharadita rasa de café de bicarbonato.
-azúcar glas para decorar.


Primero encendemos el horno a 180º.


Mezclamos los ingredientes húmedos junto con el azúcar y la ralladura en un bol. Cuando estén bien amalgamados, tamizamos encima las harinas, levadura y bicarbonato. Mezclamos muy bien con un batidor manual de varillas.


Vertemos en unos moldes de magdalena (yo uso mi bandeja metálica) repartiendo bien la masa en doce moldes. Llevamos al horno durante unos 30 minutos, o hasta que la superficie se haya dorado ligeramente.


Una vez tibios los muffins, decoramos con el azúcar glas y listos.


Ricos, sabrosos, esponjosos... ¡no se puede pedir más!


Mil besos y gracias por estar aquí.




4

INSPIRACIÓN: EL COCHE DE LOS NOVIOS. Crónicas de una boda, parte IV.

Buenos días amores. 

¡Bienvenidas una semana más a mis crónicas bodiles!

Seamos realistas.

Yo con lo que soñaba era con aparecer el día B montada en un flamante Rolls Royce, vintage a ser posible, por supuesto de color blanco y decorado con cintas y flores. Peeero... el alquiler por un día (sí chicas, reconozco que lo indagué, jajaja), suponía (casi) la mitad del presupuesto del banquete. Vamos, como que no.

Así que, como se trata de una ceremonia en familia, en el pueblo y con un ambiente muy campestre, ésto es lo que me gustaría de verdad tener ese día si algún amigo desprendido (y feliz propietario de alguna de estas preciosidades), se ofreciera a prestarme:



¿No sería bonito un coche así, azul celeste y lleno de globos? Ay... ¡me encanta!



Una opción muy yankee, pero si encontrara alguna camioneta así ni me lo pensaba... Además podría cargar algún polizón el la parte trasera. ¡Preciosos los pompones de colores!



Aquí tenemos la joya de la corona y algo nada difícil de encontrar en estas latitudes. Hasta el paisaje es muy de aquí. Pero eso sí, sin tantas flores que no veríamos ni torta, jajaja.


Y ahora, queridas, lo que probablemente sí tenga yo ese día:

Decorar mi propio coche para la ocasión.


Desde luego, el transporte también es importante. Pero o es muy muy especial o me decantaré por lo más sencillo y fácil: mi coche. Algún adorno en las manecillas de las puertas y quizás me copie alguna de las dos primeras ideas: globos o pompones. Aunque unas latas tampoco me disgustarían...

¿Qué os ha parecido? ¿Demasiado quizás? jajaja...

Mil besos y gracias por estar aquí.

2

ORGANIZAR LA LUNA DE MIEL. Crónicas de una boda, parte III.



Buenos días amores. Bienvenidas a mis crónicas bodiles.

Luna de miel se entiende por el período que va desde la noche de bodas hasta que finaliza el viaje o período de descanso que se toman los novios tras la ceremonia.





Pero... ¿qué sucede si el calendario te impide hacerlo después y te ves obligada a irte de viaje antes de la boda? Pues nada, absolutamente nada. Que nos quiten lo bailao y lo que va delante, va delante, jajaja... Y tampoco voy a entrar en el significado del término "Luna de Miel", ya que difiere de unas culturas a otras.

Yo simplemente lo definiré como ese período vacacional, con traslado incluido, en el cual tras los esponsales, o en las proximidades de éstos, se viven unos días de placer y disfrute.





Yo puedo decir que, por motivos de trabajo, tenía clara la fecha del viaje antes incluso que la de la boda. Teníamos muy claro a donde queríamos y podíamos ir, así que para asegurarnos disponibilidad fue lo primero que hicimos, ir a la agencia a reservar. Yo soy muy de organizar mis propios viajes, soy una chica de recursos, y suelo encontrar buenas ofertas, pero como era un viaje tan especial decidí no tener que preocuparme por nada. 

Por supuesto es un destino de sol y playa. 




Con la opción de Todo Incluido, que para padecer me quedo en mi casa, jajaja

No desvelaré el destino hasta que os enseñe las fotos. Además, como será antes de la boda, ya falta menos...

Esta es mi recomendación: cerrad un presupuesto; elegid un destino; mirar muy bien las fechas y la oscilación de los precios según temporada, y antes de tres meses tened la reserva cerrada. Al menos es lo que yo suelo hacer todos los años... y no me llevo sorpresas.

¡Hasta la próxima semana!

Un abrazo y mil gracias por estar aquí.
2