Platos fríos

Platos fríos
Platos fríos

Helados y polos

Helados y polos
Helados y polos

Bundt cakes

Bundt cakes
Bundt cakes

TARTA DE YOGUR Y MORAS... para despedir el veranito.


Hoy os enseño lo que hice con la mermelada de moras que hice pasadas unas semanas:




El pasado día 23 fue mi aniversario. Hace 6 añitos que estoy con mi chico (y espero que sean muchos más), y para celebrarlo decidí hacer un postre rico y que pudiera comer toda la familia. Esta receta me cautivó por su facilidad, por no necesitar horno y por su color precioso que dice: cómeme.





Podemos utilizar moras frescas, bien lavadas y reducidas a puré, o mermelada preparada. Yo tenía la fantástica mermelada que me salió la otra vez, y como en casa son un poco asquerosillos (por lo de las pepitas), no me lo pensé dos veces.





Está rica rica y es fácil fácil.

INGREDIENTES:

Para la base:

-1/2 taza (125ml) de almendra molida.
-2 cucharadas soperas de pan rallado fino.
-un chorro de sirope de arce (podemos usar caramelo líquido, el sabor será más fuerte)

Para la tarta:

-4 yogures griegos azucarados.
-1/2 bote de mermelada de moras.
-1/2 taza de leche entera (125ml).
-2 sobres de agar-agar.

Primero mezclamos bien los ingredientes de la base y forramos el fondo de un molde desmontable presionando bien. Dejamos reposar.

Mezclamos los yogures con la mermelada (reservando 2 cucharadas soperas) y reservamos. Mezclamos la leche bien fría con un sobre y medio de agar-agar. Mezclamos con el yogur y ponemos a calentar en un cazo a fuego bajo hasta que coja cuerpo. Vertemos sobre la base de almendra.

Cuando haya cogido consistencia, unas dos horas después, vertemos encima la siguiente mezcla: mezclamos el resto del agar-agar en 100 ml de agua bien fría. Una vez bien disuelto, mezclamos con las dos cucharadas de mermelada reservadas. Ponemos en un cazo a fuego bajo hasta que empiece a espesar. Retiramos del fuego y vertemos sobre la tarta.

Llevamos a la nevera unas horas. Retiramos el aro desmontable del molde, pasando un cuchillo bien afilado por el contorno. Servimos bien fría decorada como más nos guste.




Rica y fácil. Ahora me voy a por los 7... ¡mi número favorito! 

Abrazos mabeleros.



5

HOY COMPARTIMOS... LOS RINCONES FAVORITOS DE MI CIUDAD.


Hoy Compartimos somos un grupo de bloggers que nos reunimos virtualmente una vez al mes para tratar un tema común.

Y, tras la vuelta de las vacaciones que nos tomamos en agosto, el tema de este mes ha sido:

Mis rincones favoritos de mi ciudad.

Sabéis todos que ahora vivo en un pueblo a 40 km de la gran urbe. Pero hace unos diez años vivía en pleno centro. Por cierto, ¿os he dicho que soy de Valencia?

Ciudad costera y cosmopolita, inundada de una luz que el gran Joaquín Sorolla plasmó en sus lienzos y divulgó allende los mares. Moderna y modernista, de gentes alegres y con pólvora en las venas. Con sabor a paella y aroma de azahar. Bañada por el Mediterráneo y de noches interminables bajo la luna. ¿Queréis conocerla un poco más? Pues seguidme.

Voy a mostraros cuatro de los rincones favoritos de mi ciudad. No están todos los que son, pero sí son todos los que están, ;).

1º: Mi rincón favorito donde disfruto más del contacto con la naturaleza: pues no son los espacios verdes precisamente unos de los rincones que frecuento en mi ciudad. Cuando necesito naturaleza me suelo escapar al campo, sin embargo hay uno que me trae recuerdos entrañables, porque era donde me llevaban de pequeña, además de ser escenario de los conciertos de fallas a los que solía asistir en mi juventud:

  Los viveros:



El parque de los viveros, tal vez el pulmón verde de Valencia (con permiso del viejo cauce del río Turia, ahora zona de jardines, campos deportivos y además el lecho donde se construyó la Ciudad de las Ciencias). Los viveros están llenos de rincones románticos y jardines vetustos; y es zona de paseo de familias enteras los domingos y días festivos.


2º: Mi rincón favorito donde me gusta ir de compras:

El Corte Inglés de la Avenida de Francia:



No soy muy de centros comerciales, pero este destaca por su fantástica ubicación (frente a l'Oceanográfic), por su grandiosidad y por su arquitectura futurista. Además de ser una zona en la que hay buen aparcamiento.


3º: Mi rincón donde está mi edificio favorito: junto a la plaza de toros, el impresionante edificio de

La estación del Norte.

Edificio modernista, a lo largo de los años ha visto pasar por sus instalaciones millones de viajeros de toda índole. Tiene una pequeña galería comercial (Las tiendas de la Estación), y a su lado yace el ultramoderno edificio de la estación del AVE: el ayer y el hoy separados por apenas unas decenas de metros.





Aquí se conjugan la más alta tecnología con unas instalaciones en las cuales es fácil imaginarse al propio Sorolla a punto de coger el tren que lo lleve a algún lugar con costa, presto a comenzar alguna nueva obra...






Es increíble como la monotonía de la vida diaria, cogiendo trenes a menudo, nos lleva a obviar esta bellísima edificación, a mi juicio de las más bonitas de Valencia.

Y para terminar, redoble de tambores (trrr trrrr trrrrr):

4º: Mi rincón favorito donde ir a cenar: esto tiene miga. Hace años solía venir a este local a cenar con las compañeras de trabajo, ya que es difícil traer a novios o maridos a un local como éste...

Les Maduixes. Daoíz y Velarde, 4.

Un restaurante vegetariano lleno de encanto. Elaboran platos sencillos y sabrosos. Con unas parejas carnívoras como las que teníamos, era nuestro ratito de gloria.



Con una decoración serena, un ambiente limpio (en aquella época aún se podía fumar en los restaurantes, pero aquí no) y un servicio amabilísimo. La primera vez que vinimos sólo tenían como bebida alcohólica una cerveza orgánica que no estaba muy buena que digamos, pero con el tiempo la carta aumentó...




Las tartas saladas son sabrosas y sorprendentemente sencillas...




Y de los postres mejor ni hablar. Recuerdo que una vez pedimos helados caseros, y cuando dijo una de mis amigas "esto sabe a gloria", va y sale una monja de la cocina. Para qué decir ná, las risas fueron monumentales: "¿como no va a saber a cielo si los postres los hace una monja?"¡Causalidad, seguro! jajaja...

¡Por cierto, tienen página de Facebook!

Todavía no he perdido la esperanza de que mi novio omnívoro y poco amigo de las acelgas acceda a venir a cenar aquí conmigo, ains...

Ahora, tras mostraros Valencia vista desde mis gustos y prioridades, os invito a visitar las ciudades de mis compañeros de quedada. ¡Seguro que tienen cosas maravillosas que mostrarnos!



Y aquí tenéis la página de Facebook, por si os apetece visitarla también.

Abrazos mabeleros.
32

PANECILLOS INTEGRALES DE AVENA.

Hola a tod@s.

Hoy os traigo unos panecillos fáciles, sabrosos y llenos de proteínas. La avena además es rica en vitamina B1 y contiene fósforo, magnesio, hierro y cinc.






Merece la pena dedicar un rato a fabricar estos panecillos, ya que congelan estupendamente, son muy tiernos (incluso después de descongelados) y, lo más importante: están buenísimos. Nos solucionan un almuerzo sustancioso o una cena rápida en un santiamén con cualquier relleno salado.


Es importante utilizar unos copos de avena que sean muy tiernos, ya que hay algunas marcas en el mercado que resultan duros si no se cocinan primero. Yo uso los de la casa Dicke's, que están muy ricos.


INGREDIENTES (para 8 panecillos):


-500 gr de harina de trigo integral.

-1 taza (250 ml) de copos de avena, más un puñado para espolvorear.
-200 ml de agua tibia.
-1 cucharada de miel.
-1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
-1 pastilla de levadura fresca, prensada.
-250 ml de leche entera.

Primero disolvemos la miel en el agua. Añadimos la levadura y la deshacemos bien. Mezclamos con un puñado de harina y dejamos reposar unos 15 minutos. Al cabo de este tiempo la masa estará espumosa.

Añadimos la leche, la avena, el aceite, una cucharadita de sal y la harina poco a poco hasta formar una masa compacta. Dejamos fermentar una hora cubierta por un paño. Encendemos el horno a 190º.




Al cabo de este tiempo, la masa habrá duplicado su volumen. Amasamos de nuevo para eliminar las burbujas de aire. Si ha quedado pegajosa, añadimos algo de harina.


Dividimos la masa en dos mitades, éstas en otras dos y a su vez el resto en otras dos. En total tendremos 8 porciones. Damos forma redondeada, depositamos en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Pellizcamos con unas tijeras el centro de los panecillos.


Barnizamos con agua y espolvoreamos de avena. Dejamos reposar una media hora: los panecillos doblarán su volumen de nuevo.





Horneamos unos 20-25 minutos, hasta que se doren por encima. Sacamos del horno y dejamos enfriar.





Calientes resultan muy duros al tacto, pero al enfriarse quedan tiernísimos...


Espero que os hayan gustado.


¡Buen provecho!
1

¡YA ESTÁ AQUÍ EL AIG 2013!

Ya llegó el AIG 2013.

Y para quienes os esteis preguntando qué es el AIG os diré: es el amigo invisible gastronómico. Una bonita iniciativa en la cual podemos participar y que nos permite conocer a otros blogueros y pasar un buen rato preparándolo.



Este año la encargada de organizarlo todo (que no es poco) es Jess, de Decogalletas. Sólo hay dos condiciones:

-tener un blog de cocina, o relacionado con este mundillo.
-que esté en funcionamiento desde, al menos, el 30 de marzo (no hacen excepciones), y que tengáis al menos una entrada al mes. Yo el año pasado ya me quedé con las ganitas... pero es que yo lo abrí en mayo.

Tenéis hasta el 30 de septiembre para apuntaros. Toda la información la tenéis aquí: Decogalletas.

Esto es para mi AIG, ¡sssshhhh... es secreto secretísimo! jajaja...

-Me apasiona el mundo del chocolate, ¡tengo hasta un ambientador en spray!
-Mataría por un pie para tartas bonito, jejeje...
-Me chiflan las tazas para té de estilo antiguo.
-Me encantan las galletas y todo su compagno.
-Me pirran las confituras.
-y en definitiva, cualquier cosa hecha con cariño.

Bueno, espero que participéis cuantos más, mejor.

Besos.
2

TABLA DE EQUIVALENCIAS...para interpretar recetas inglesas correctamente.

¡Hola! Hoy quiero compartir con vosotras una tabla que creo que os resultará de mucha ayuda. Muchas recetas inglesas vienen con las cantidades en unidades que nosotros no utilizamos: libras, tazas, etc. Y resulta tarea afanosa interpretarlas.

Aquí os dejo esta tabla conversora:


Visto en Facebook.


Por cierto, lo que pone debajo de 1 Quart y parece una a minúscula es un 2.

Y vosotras, ¿soléis hacer recetas inglesas? ¿os armáis el moño un lío intentando descifrar las cantidades exactas? ¿os suelen salir bien?

Abrazos mabeleros.
1

POLLO ASADO CON VINAGRE BALSÁMICO, TOMATES SECOS Y ALCAPARRAS.

En casa nos encanta el pollo asado. El problema es que no suelo variar la receta, y acaba resultando aburrido.




Esta preparación es muy sabrosa. Probé a ponerle tomates secos al marinado. Normalmente no soy entusiasta de los tomates secos, ya que tienen un sabor demasiado intenso para mi gusto y acaban arruinando el resultado de lo que preparo con ellos (siempre bajo mi punto de vista, claro). Pero el otro día encontré estos tomates en una verdulería de mi pueblo, y les di una oportunidad.



No sólo son de textura gomosa, con lo que resultan más fáciles de manejar, sino que su sabor es dulce y rico.



Así que esto es lo que salió: una preparación aromática y riquísima.

INGREDIENTES (para dos personas)

-2 muslos y dos alitas de pollo.
-un puñado de alcaparras.
-un puñado de tomates secos, troceados.
-un buen chorro de vinagre de Módena u otro balsámico.
-2 cucharadas de azúcar, preferiblemente moreno.

Ponemos los ingredientes del marinado en un bol y mezclamos bien.

Dejamos el pollo en el marinado en la nevera, de un día para otro. Podríamos dejar sólo unas horas, pero el sabor así es más intenso.




En el momento de cocinarlo, ponemos el pollo con sus jugos en una bandeja de horno. Añadimos un vaso de agua y ponemos a asar a 180º durante una hora y media, girando las piezas unas dos veces durante la cocción.




Podéis servirlo con patatas fritas y una ensalada de col, como yo hice...




No dejarán ni los huesos, jejeje....

¡Buen provecho!
6

BIZCOCHITO EN TRES MINUTOS... otra de microondas.

Hola a tod@s.

No sé si os habrá pasado que, llegáis a casa cansadísim@s y sin ganas de salir al súper, y tenéis un antojo de algo dulce y bueno.



El caso es que, al menos a mi, no me compensa tener dulces almacenados, ya que mi gula puede con mi sentido común y me los zampo de una sentada.

Esta receta lleva pululando por la red algún tiempo. Si no la había publicado hasta ahora es porque no había dado con la fórmula ideal: algunas quedaban demasiado secas o sosas y otras necesitaban una compilación de ingredientes del todo inexistentes en mi cocina (se supone que tiene que ser rápido, fácil y con pocos recursos, ¿no?).

De modo que, tras probar varias recetas, he aquí la estrella de las preparaciones golosas en dos (o tres) minutos que nos sacarán del apuro en caso de antojo, visita inesperada o invitados ineludibles de última hora.

INGREDIENTES (para dos bizcochitos):

-1 huevo.
-3 cucharadas soperas de harina.
-3 cucharadas soperas de azúcar.
-3 cucharadas soperas de leche.
-2 cucharadas soperas de cacao en polvo (para taza).
-2 cucharadas soperas de aceite de oliva suave.
-1/2 cucharadita de café soluble.
-una pizca de canela en polvo.

Tan fácil como seguir estos pasos:

1º: ponemos el huevo en un bol.
2ª: ponemos todos los ingredientes secos encima.



3º: añadimos la leche y el aceite.
4º: batimos bien con un tenedor, efectuando movimientos envolventes, hasta que no quede ningún grumo.
5º: vertemos en dos tazas y llevamos al micro 2 minutos a máxima potencia. Dejamos reposar otros 2 minutos dentro del micro. (Estos tiempos son orientativos, mi microondas es de 900w. Quizás si el tuyo tiene menos potencia necesites 30 segundos más).


Tendrá este aspecto al salir del micro:



Cuando se haya templado, desprendemos de las paredes de las tazas con la hoja de un cuchillo y volcamos en un platito. A devorar...



Quedan increíblemente jugosos....

¡Buen provecho!

10

Sopa de Hojas de Rábano... radish leaf soup.

Hola a tod@s.

Sé que os habéis quedado anonadados: ¿¿¿sopa de hojas de rábano???  Pues sí, ya que el hecho de que las hojas de rábano son comestibles... ¡lo dice hasta la Wikipedia!




Ya os dije que aquí no se tira nada. En nuestras latitudes, esta receta es prácticamente desconocida. Su origen es francés, concretamente de la baja Lombardía. Y es muy popular en los países anglosajones.


Es necesario que estén bien tersas, si éstas están ya algo mustias las desecharemos. Muy importante lavarlas a conciencia (yo incluso las dejé algún minuto en remojo), ya que suelen llevar muchísima tierra y su textura áspera hace difícil su limpieza.





El sabor es más suave que la crema de acelgas y más intenso que la de calabacín. A mí me ha gustado mucho.


SOPA DE HOJAS DE RÁBANO.


Ingredientes para cuatro raciones:


-las hojas de dos manojos de rábanos.

-tres patatas medianas.
-1 cebolla pequeña, bien picada.
-1 diente de ajo.
-aceite de oliva.
-costrones de pan frito para la guarnición.

-Primero sofreímos la cebolla en un buen chorreón de aceite de oliva hasta que esté marroncita. Añadimos el ajo picado y dejamos unos segundos. Echamos las hojas de rábano y dejamos hacer como si de unas espinacas se tratasen, dejando que se vayan consumiendo hasta que estén bien sofritas.


-Añadimos la patata cortada en daditos. Cubrimos de agua y dejamos hervir a fuego lento una media hora. 


-Una vez cocidas las patatas, metemos la minipimer hasta convertir la sopa en una crema. Rectificamos de sal y servimos.




Mejora bastante con un tiempecito de reposo, luego la calentamos y listo.

¿Qué me decís? ¿Os atreveréis a probarla?


¡Buen provecho!
8

Jarabe de Rábanos y Miel para la Tos... tan antiguo como las abejas.

Hola a tod@s.

¿Qué tal si empezamos el día con un cuento, de esos con moraleja...?




Era una mañana fría de invierno. Cómo cada semana, Caperucita iba, enviada por su madre, a visitar a su abuelita, quien vivía no lejos de allí.


Toc toc...


-¿Sí?

-Abuelita, abre que soy tu nietecita, Caperucita.
-Pasa, hija pasa.




La abuelita esperaba la visita de su nietecita, había preparado un suculento pastel de arándanos y la leña crepitaba en la chimenea.


-Dime hija, cómo estás...

-Ay abuelita, tengo un catarro tremendo. Me duele la garganta y tengo una tos...
-Pues ahora mismo te vas a tomar un jarabe que tengo, es milagroso.
-¿¿??

-¿Recuerdas cuando, hace unas semanas, viniste a visitarme, que el lobo me secuestró en el armario y se hizo pasar por mí? Venías a traerme un tarrito de miel que le había encargado a tu madre.

-Sí, abuelita, me acuerdo.
-Pues con esa miel, y unos rábanos que recogí del huerto que hay detrás de la casa, preparé un jarabe que me enseñó mi madre, y a ella la suya, que es estupendo para curar gargantas irritadas y para la tos.
-¡Qué bien abuelita! Dámelo ahora mismo. ¿Me enseñarás también a mí cómo se prepara?
                                
Y así fue cómo, con esta fórmula ancestral, aprendió Caperucita a curar los constipados. 

Y colorín colorado, este cuento no se ha acabado. No, porque yo he decidido recuperar esta receta que he conocido recientemente. La ví en un libro que tengo de cómo conservar verduras, pero resulta que hablando con varias señoras esta receta era más popular de lo que me pensaba...



En casa nos encantan los rábanos. Lo que no sabíamos es que tenían estas propiedades.





El método utilizado se denomina osmosis. Básicamente, los azúcares de la miel van exprimiendo los jugos internos del tubérculo, pasando así todas las propiedades al azúcar que utilicemos como base. Es más difícil de explicar que de hacerlo. Mirad:



JARABE DE MIEL Y RÁBANOS PARA LA TOS.


-dos manojos de rábanos.

-la miel necesaria para cubrirlos.

Cortamos los rábanos, bien lavados, en trocitos de un centímetro aproximadamente. No tiraremos las hojas, las utilizaremos en otra preparación más adelante.


Depositamos los rabanitos en un tarro de boca ancha. Los cubrimos de miel, sin preocuparnos si está demasiado espesa, al contacto con los rábanos se irá licuando casi instantáneamente.





Yo he utilizado una miel de espliego, que además está indicada contra el asma y el catarro.


Dejamos reposar unas 6-8 horas, hasta que los rábanos estén completamente deshidratados y la miel estará completamente líquida.


Filtramos muy bien y embotellamos. Conservamos en la nevera hasta el momento de su uso.






Posología: tres cucharaditas al día, en caso de tos o garganta irritada.


Conviene poner la fecha de fabricación, ya que conservará todas sus propiedades durante unos tres o cuatro meses. ¡No olvidad conservarlo en la nevera!


Un abrazo.





11