Platos fríos

Platos fríos
Platos fríos

Helados y polos

Helados y polos
Helados y polos

Bundt cakes

Bundt cakes
Bundt cakes

Galette de Melocotones al Anís (para el #asaltablogs).

Como cada verano, podemos encontrar sabrosos y jugosos melocotones en el mercado.



A mi me gustan los de carne amarilla. Tengo que decir que ya no tienen el aroma de antaño, que aún no les habías frotado la piel con las manos desprendían un perfume delicioso. Recuerdo que a mi padre le gustaba ponerlos en la sangría, junto a alguna pera. Un día de éstos tengo que enseñaros su receta.



Me encantan las galettes. Resultan tan sencillas de hacer y son tan deliciosamente rústicas que estaría haciéndolas a toda hora. Pero, como llevan una buena dosis de mantequilla hay que contenerse. Lo que más me gusta de estos dulces es que el relleno se componga exclusivamente de fruta, sin cremas ni otros acompañamientos. Yo en este caso, he aromatizado la fruta con un poco de anís. La sugerencia la encontré en el blog La cocina de Catina, que era la afortunada asaltada de este mes. Sí, amigos. Ya ha llegado el #asaltablogs.



La receta original es con hojaldre, como bien podéis ver aquí. Lo que pasa es que me ha parecido una excusa perfecta para practicar con estas masas quebradas que tan ricas quedan. He seguido los pasos del libro de Linda Lomelino, que si no lo tenéis os recomiendo que os lo agenciéis. No sé que me gusta más, si sus dulces de ensueño o sus fotografías... un auténtico placer para la vista.



Bien, pues os dejo mi botín. La idea de aromatizar los melocotones con anís es, sencillamente, perfecta. Necesita un poco de planificacíon: yo preparé la masa por la mañana, hice la galette por la tarde y la dejé reposar toda la noche. Al día siguiente la galette te llama con su perfume desde dentro de la despensa...porque eso sí, hay que tomarla del tiempo para disfrutar de todas sus bondades, incluido ese punto crujiente que le da a los bordes de la masa el combinar un poco de anís con el huevo del barnizado, en lugar de la habitual leche. Tenéis que probarla.

Tiempo: 2 horas de reposado de la masa + 35 min de horno. 

Ingredientes (una galette mediana):

-100 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
-200 gr de harina.
-50 cc de agua helada.
-1 cucharada de azúcar glas.
-2 melocotones.
-1 huevo.
-una copita de anís (yo, Marie Brizard).
-azúcar moreno extra.

Primero, ponemos en un bol el agua, el azúcar glas y la harina. Vamos mezclando con un tenedor hasta que quede una mezcla deshilachada. Seguidamente añadimos la mantequilla y amasamos lo justo para integrar. Ponemos en un bol tapado y dejamos reposar en la nevera al menos dos horas.

Encendemos el horno a 175º.

Sacamos la masa de la nevera. Mientras se templa un poco, pelamos y cortamos en rodajas los melocotones.

Extendemos con un rodillo sobre un papel de horno la masa, dejándola de medio cm de grosor más o menos. Colocamos la fruta de forma bonita encima y pincelamos toda ella con el anís. Doblamos los bordes de la masa hacia dentro, haciendo un dobladillo.

Batimos el huevo con un poco de anís y pincelamos los bordes. Espolvoreamos toda la galette con azúcar moreno. Horneamos unos 35 min o hasta que se doren los bordes. Sacar y dejar enfriar por completo.

¡Una delicia! Gracias de nuevo, Catina, por una idea tan fabulosa.

Mabel.
12

Pesto de Rúcula.

Hoy os traigo la típica salsa pesto pero con una vueltecilla de tuerca.



Me encanta la albahaca, pero no en demasía. Es decir, me gusta mucho su aroma pero me empalaga enseguida. Y claro, para conseguir un pesto bien verde la cantidad de esta hierba tiene que ser importante. Pero esto lo he solventado yo de forma muy sencilla: añadiendo rúcula.



Nos encantan las ensaladas verdes. Y la rúcula siempre aporta un ligero amargor, lo que a esta salsita le viene genial. Además esta verdura nos aporta vitamina C y hierro, y su cultivo se remonta a la época romana, siendo considerada entonces como un potente afrodisíaco. ¿Os parecen pocas motivaciones para consumirla sin piedad?



También he sustituído los piñones típicos del pesto por almendra molida, ya que tenía un resto y me ha venido genial, Os recomiendo la almendra a los piñones en este tipo de salsa, ya que al precio que están estos últimos los prefiero en preparaciones en las cuales queden enteros, como en sofritos o croquetas de bacalao. Y otro apunte, en este tipo de recetas es importantísimo utilizar un aceite de oliva virgen extra de mínima calidad, el pesto ganará en sabor y en textura.

Perfecta no sólo para condimentar pasta, sino también para untar en tostadas o incluso aliñar patatas cocidas. Sea como sea, queda riquísima.

Con esta receta participo en el reto Color y Sabor de Temporada de este mes.



Tiempo: 3 minutos.

Ingredientes (para un bol pequeño):

-80 cc de AOVE.
-1 puñado generoso de rúcula.
-1 puñadito pequeño de albahaca fresca, las hojas.
-1 diente hermoso de ajo, troceado.
-2 cucharadas soperas de almendra molida, generosas.
-sal al gusto.

Ponemos todo en el vaso de la batidora o del triturador y dejamos muy fino. Rectificamos de sal y a disfrutar. Podemos dejar reposar un rato en la nevera, bien tapado. Con el frío la salsa espesará.

¡Un básico para la pasta! Espero que os haya gustado.

Mabel.
14

Smoothie de Cereza y Maca.

¿No os pasa que cuando el calor aprieta os quedáis plof? Porque a mi sí, y mucho.



Regreso a mis batidos matinales. Si no es de esta guisa, me resulta perezoso tomar fruta. Sin embargo, batida me puedo tomar cinco o incluso seis piezas al día. Y este mes le ha tocado el turno a las cerezas. Nos resultan un auténtico placer, pero las tomamos solas y como si fueran pipas. Tuve que sustraer un puñadito para poder tomarme este batido.



He añadido una cucharada de maca. Como os contaba al principio, los primeros calores me dejan absolutamente KO, y esta raíz milagrosa de origen andino es famosa por aportar una dosis extra de energía. No en vano es considerada una especie de viagra natural, ya que aumenta la fertilidad y estimula la líbido. Yo me conformaré con que me de algo de energía extra, jajaja...



Aprovecho esta mini receta para empezar a darle salida a la maca que me tocó en la bolsa sorpresa regalada por ISWARI en el encuentro de bloggers gastronómicos que asistí en abril. Por cierto, tengo también un sobre de clorela, que pronto os enseñaré. Tuve mucha suerte con mi lote, ya que a casi todos les tocaron sustitutivos energéticos de comidas, pero a mi me tocó sólo uno y estos dos ingredientes tan exóticos.

Bien, pues yo me he preparado un batido para el almuerzo rico y super saciante. Ya os contaré cómo me va la maca, que tengo muchas expectativas puestas en ella.

Ingredientes (1 ración):

-1 plátano.
-6 cerezas hermosas, deshuesadas.
-1/2 manzana.
-100 cc de agua mineral.
-1 cucharada de postre de maca en polvo.

Preparación:

Ponemos el plátano en rodajas, la manzana pelada y troceada, las cerezas sin el hueso y el agua en el vaso de la batidora. Trituramos bien y rectificamos de agua si queda demasiado espeso. Añadimos la maca, removemos bien y consumimos de inmediato.

¡Si no tomas fruta es porque no quieres!

Mabel.
7

Poppy Muffins de Limón.

¿Os apetece un muffin para el café? Estos son sabrosos y ligths.



Tenía esta receta en pendientes. Estaba en el libro Nueva York, las recetas de culto. Compré incluso las semillas de amapola adrede y ahí estaban muriéndose de risa. Hasta que he probado el aceite de coco, que tantas propiedades dice tener. Y se me ocurrió probar a sustituir la mantequilla por este aceite milagroso.



Les otorga un leve aroma a coco la mar de apetecible. También cambié la manzana natural rallada que figura en la receta original por compota de manzana cero azúcar de mi herboristería (ya la utilicé en los brownies sin/sin/sin). No son unos muffins superesponjosos, pero mucho más saludables que los originales os aseguro que sí. Y la glasa, innecesaria pero deliciosa, los termina de hacer apetitosos.



Seguiremos probando con el aceite de coco. Estoy descubriendo muchas virtudes de este aceite, amén de su delicioso aroma. Incluso en recetas saladas, es un ingrediente a tener muy en cuenta. ¿Por contra? su precio elevado. No es nada barato, así que lo voy a reservar para preparaciones suculentas que digan "cómeme" a simple vista. Además es un ingrediente habitual en las tartas crudas, ya que en frío su estado es sólido y es un poderoso antioxidante, ideal para rellenos de fruta fresca que no han de ser cocinados. ¿Y os he dicho lo bien que huele?...



Así que os comparto esta receta, algo diferente y muy sana. Yo he usado azúcar blanco (en poca cantidad), y si utilizamos otros edulcorantes habrá que tener en cuenta que el glaseado ya no podremos ponerlo, al menos no con azúcar glas.

Yo los he llevado al curro para que los degusten mis compis, porque las cosas buenas hay que compartirlas.

Tiempo: 40 min.

Ingredientes (para 12 muffins):

-3 vasos de yogur de harina.
-3 cucharadas soperas de semillas de amapola.
-3 cucharaditas de café de levadura química.
-1/2 cucharadita de café de sal.
-el zumo de 1-2 limones, según tamaño.
-1 vaso de yogur de azúcar.
-1 yogur natural.
-1/2 vaso de yogur de aceite de coco.
-2 huevos L.
-4 cucharadas soperas de compota de manzana sin azúcares añadidos.

Para la glasa:

-1 vasito de café de azúcar glas.
-1 cucharada de zumo de limón.

Encendemos el horno a 180º.

Mezclamos en un bol grande los cuatro primeros ingredientes, reservamos.

En otro bol, batimos el resto de ingredientes hasta que se hayan integrado. Añadimos al bol primero y batimos a mano hasta que quede todo bien mezclado.

Repartimos en los moldes y horneamos 30 min, o hasta que al pinchar con una brocheta salga limpia. Dejamos enfriar por completo.

Decoramos con la glasa que habremos preparado mezclando los ingredientes. Esperamos a que se solidifique.

Yo los preparé el día anterior. Siempre ganarán en aromas y en textura.

¡Un capricho saludable! Espero que os haya gustado. ¡Besos!

Mabel.
1

Pollo con Salsa de Paraguayos.

Hoy os traigo un plato veraniego y aromático.



Y sencillo a más no poder. Estamos en plena temporada de paraguayos y hay que aprovechar. Esta fragante fruta se presta tanto a tomar en crudo como cocinada. Si bien es cierto que su forma achatada resulta algo antipática para pelar, su jugoso y delicioso interior bien merece la pena el esfuerzo.

La idea de hoy es utilizarla para una salsa riquísima con la que vamos a acompañar unos filetes de pechuga de pollo rebozados. Aunque podéis utilizarla con pescado o carnes rojas... ¡con lo que prefiráis!



Los paraguayos o paraguayas (también llamados chatos) son una mutación del melocotón. Presentan una forma aplanada que los distingue. Están disponibles de mayo a septiembre, según zonas. Son ricos en vitamina B y carotenos, son antioxidantes y sólo aportan 45 calorías por 100 gr. ¿Y os he dicho que están deliciosos? Ya los preparé en una estupenda galette, receta aquí.




Pero esta vez vamos a consumirlos en un plato salado. La salsa la podemos dejar preparada con antelación y en el último momento darle un calentón y acompañar así a nuestros filetes empanados. Os aseguro que os van a encantar servidos de esta guisa.

Tiempo: 30 min.

Ingredientes (4 personas):

-3 paraguayos de buen tamaño.
-1 cebolla mediana.
-un chorrito de coñac.
-un chorrito de AOVE.
-nuez moscada.
-tomillo y sal.
-2-3 filetes de pechuga de pollo por persona, según tamaño.
-1 huevo.
-harina para rebozar (de trigo, maíz, arroz).

Preparación:

Para pelar los paraguayos, los podemos escaldar un minuto en agua hirviendo. Así saldrá la piel sin esfuerzo alguno.

Ponemos en una cacerola baja la cebolla picadita pequeña con un chorrito de aove. Cuando empiece a transparentar, añadimos la pulpa de los paraguayos en trozos. Dejamos un par de minutos que sofría a fuego medio, sin que coja color. Aliñamos con una pizca de nuez moscada y tomillo.

Perfumamos con el coñac y dejamos un minuto más. Regamos con un vasito de agua y dejamos cocer, tapado, 20 min. Los últimos cinco minutos destapamos la olla y si queremos, deshacemos la fruta con una cuchara de madera al tiempo que termina de evaporar el líquido.

Mientras, pasamos los filetes por huevo y harina y freímos en aove hasta que se doren.

Servimos con un cucharón de salsa.

¡Una idea fabulosa para la cena! Espero que os haya gustado.

Mabel.


4

Zanahorias Glaseadas a la Naranja.

El tiempo de las naranjas va llegando a su fin.



El pasado sábado se graduó mi sobrino mayor. Para celebrarlo, nos fuimos de montaditos y a mi no se me ocurrió pedir para beber otra cosa que zumo de naranja  natural. Mi marido puso el grito en el cielo, y masculló: "tienes naranjas pudriéndose en la nevera y tu vas y te pides un zumo fuera... ¡hay para matarte!" (por favor, en sentido figurado. Que nadie acuse a mi corderito de violencia machista.)



Y en esas que ayer abro la nevera, y no sólo me encuentro tres tristes naranjas haciéndome caritas, sino que también habían a su lado dos enormes zanahorias deslucidas con cara triste, pidiendo una oportunidad. Así que se me ocurrió que no tengo las zanahorias glaseadas en el blog, con lo que me gustan. Y además las he aromatizado con naranja, resultando una guarnición súper rica. Y así he dado salida digna a esas naranjas tristes y olvidadas, con las otras dos me he hecho un zumo y estaban dulces y ricas como nunca. Ahora sí que me he despedido de ellas con todos los honores.



Lo dicho, las zanahorias estaban feas y tristonas, pero nada que un buen pelador de patatas no solucione. Un toque de ralladura de limón y rematamos la faena.


Con esta receta participo en el Reciclando Sabores de este mes.




Tiempo: 40 min. +/-

Ingredientes (2 personas):

-300 gr de zanahoria, cortada en rodajas.
-1 cucharada sopera de mantequilla.
-1 cucharada sopera de azúcar moreno.
-el zumo de 1 naranja.
-ralladura de limón.
-sal y agua.

Preparación:

En una cacerola baja, ponemos la mantequilla y el azúcar a fuego bajo. Dejamos hasta que se haga un caramelo. Cuando esto ocurra, añadimos la zanahoria, el zumo de naranja y agua hasta completar medio litro de líquido. Salamos ligeramente.

Dejamos calentar al tiempo que desprendemos el caramelo del fondo. Cuando empiece a hervir, añadimos la ralladura de limón y dejamos cocer tapado, a fuego bajo unos 30 min.

Pasado este tiempo, si queda líquido subimos el fuego un momento hasta que espese. Listo.

Deliciosas como guarnición de carnes.

¡Un abrazo y hasta la próxima receta!
9