Platos fríos

Platos fríos
Platos fríos

Helados y polos

Helados y polos
Helados y polos

Bundt cakes

Bundt cakes
Bundt cakes

Bizcocho de Chocolate y Peras (sin gluten).

No hay mal que cien años dure, ni pena que el chocolate no cure.



Ni pena ni mal, pero cualquier excusa es buena para marcarse un postre de chocolate. Y si encima es húmedo y sin gluten, entonces no hay mucho más que decir, ¿no os parece? La culpa la tiene mi último libro Pastelería sin gluten. Ya que hemos aparcado de momento la harina de trigo y la de espelta la tengo ya controlada, hay que buscar otras ideas. Y este libro tiene, y muchas.

Me encantan las tartas con frutas. Y la pasada semana compré una caja de peras (sobre 6 kg), de la variedad ercolina, para hacer otra receta que os enseñaré en breves y necesitaba bastantes. Así que subí unos dos kilos a #elpisodearriba, elaboré la mencionada receta y de paso cayó este postre, que disfrutamos el domingo todos juntos después de la consabida paella dominical.



Les gustó no, lo siguiente. Y además es sencilla y sin mezclas raras ni marcas comerciales. Mezclar los ingredientes, colocar la fruta y al horno. Lo del glaseado es opcional, una lluvia de azúcar glas funciona igualmente.

Y encima podemos disfrutarla todos, incluso los celíacos. Yo desde luego, no le puedo pedir más. Bueno, sí, hornear otra.

Mi sobrino el mayor y un amigo que vino también al día siguiente se disputaron el cuarto de tarta que quedaba como si se tratase de fragmentos de la piedra filosofal. Literalmente: "tío, es que está de cojones. Oye, que tu trozo es más grande, cabr..."

Y yo tan ancha como una túnica de Demis Roussos.

Nota: las medidas las tomo con un vasito de cristal de yogur, 125 ml.

Tiempo: 10 min + unos 40 min de horneado.

Ingredientes:

-4 peras pequeñas peladas y cortadas en gajos, éstas son de la variedad ercolina.
-2 y 1/2 medidas de almendra molida.
-1/2 medida de harina de arroz.
-3 huevos L.
-100 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
-50 gr de AOVE.
-1 medida de azúcar moreno.
-1 medida de azúcar glas.
-100 ml de leche evaporada.
-4 cucharadas soperas de cacao puro en polvo (yo uso Valor).
-1 cucharadita de café de levadura química.
-1/2 cucharadita de café de bicarbonato.
-1/2 cucharadita de café de canela.
-1 pizca de jengibre en polvo.

Encendemos el horno a 180º.

En un bol, mezclamos la almendra y la harina de arroz con la levadura y el bicarbonato. Reservamos.

En la batidora, batimos las grasas con los azúcares hasta que blanquee y la mezcla doble su volumen.

Añadimos la leche, integramos.

Añadimos los huevos, de uno en uno, no incorporando el siguiente hasta que no esté perfectamente integrado el anterior.

Añadimos la mezcla de harinas y las especias.  Mezclamos todo perfectamente.

Vertemos en un molde engrasado con  un poco de mantequilla y espolvoreado de harina de arroz. Colocamos las peras de forma decorativa.



Llevamos al horno unos 45 minutos. A partir del minuto 40, comprobamos la cocción pinchando con una brocheta, que ha de salir limpia.

Para la jalea: poner en un cazo de fondo grueso una medida de azúcar, 1/2 de agua y el zumo de 1 limón. Poner al fuego hasta que espese y usar para barnizar la tarta sin dejar que se enfríe. 

Una vez el bizcocho está bien frío está listo. Y el día siguiente está igual de rico o más.

Mabel.


5

Pudding de Manzana y Chía.

¿Conocéis las semillas de chía?



Son unas bolitas negras llenas de propiedades.. Son ricas en calcio, fibra, potaso, hierro y están llenas de proteínas. Además son una buena fuente de antioxidantes y de omega 3. No se me ocurre mejor carta de presentación.

Si a esto añadimos que son super saciantes y que tienen un sabor agradable, no hay excusas. Yo las empecé a tomar hace algunos meses, como podéis comprobar en esta mouse de kiwi y aguacate, pero me relajé y las olvidé de alguna manera en el fondo de la despensa. Sin embargo, me he puesto manos a la obra buscando formas atractivas y sencillas de tomarlas. Estas copas que os traigo hoy son un ejemplo perfecto: un postre fácil, ligero, nutritivo y lo mejor, que está muy rico

.

Sólo tienen un inconveniente, y es el tiempo de reposo en el líquido para que se hinchen. Son un ingrediente perfecto para mousses y cremas, aportando una textura muy apetecible. También se pueden usar en panes, galletas y bizcochos. Seguiremos investigando.

Hoy os traigo, como os he dicho, un postre perfecto si estamos a dieta. Y si no, también. Además de ligero, es sabroso y muy completo. ¡Y supersencillo de preparar!

Tiempo: 2 minutos más unas cuatro horas mínimo de reposo en la nevera.

Ingredientes (para dos raciones):

-2 cucharadas soperas rasas de semillas de chia.
-3 cucharadas soperas de compota de manzana sin azúcar (yo uso una Bio de mi herboristería habitual).
-150 ml de leche de soja (u otra leche vegetal, al gusto).
-1 cucharadita de postre de miel (o 2, si sois golosos).
-canela de Ceylán (de Especias Antonio Catalá).
-una pizca de vainilla (opcional, pero le da un gusto muy rico).
-1/2 manzana en rodajas, para servir.

Tan sencillo como mezclar todos los ingredientes excepto la manzana en rodajas. Repartimos en los recipientes y llevamos a la nevera mínimo 4 horas.

Para servir, decoramos con las rodajas de manzana y espolvoreamos de un extra de canela. Fácil, ¿no? y sorprendente de rico.

¡Quien dijo que no podías tomar postre estando a dieta! Ya veis que todo es posible...

Mabel.
4

Ajos Tiernos en Tempura con Salsa Romescu.

¡Me encantan los ajos tiernos! Qué ganas tenía de verlos por el mercado...



Llevaba tiempo queriendo hacer esta receta. Porque me encanta la salsa romescu y porque pensé que con los ajos tiernos tenía que estar de vicio. Y no me equivocaba. La idea de hacerlos en tempura la vi en algún recetario, y en mi casa cualquier verdura en tempura se eleva a la máxima potencia. Tanto es así, que por ejemplo las alcachofas mi costilla no las toma de otra forma si no es de esta guisa o en la paella.



Los ajos tiernos tienen el poder de aportarnos muchísima energía. Una tortilla de ajos tiernos en el bocata del almuerzo, y los hombres de mi casa aguantan una dura jornada en el campo como si nada. Palabrita del Niño Jesús...



¡Y la salsa romescu! Qué cosa taaan rica... tengo un vecino en el mercado que sólo viene cuando es temporada de ajos, y no llegó hasta la semana pasada. Yo estaba esperándolo como agua de mayo, ya que en el reto Sabor y Color de temporada ésta era la verdura elegida, y ni siquiera me molesté en intentar encontrar nectarinas, que era la fruta del mes. Yo quería ajos sí o sí, y soy muy afortunada de poder encontrarlos directamente del productor.

Pronto espero probar los calçots, cuando los traiga. Ahora ya tengo la salsa. Y con esta receta deliciosa participo, como he dicho antes, en el reto de Pilar Monge.



Ingredientes:

-ajos tiernos.
-cerveza muy fría.
-harina de trigo y Maicena a partes iguales, o harina de tempura (yo uso lo primero).
-sal.

Para la salsa:

-2 tomates medianitos (yo valencianos, of course).
-2 dientes de ajo sin pelar, hermosos.
-un trocito de pan duro.
-2 ñoras, remojadas al menos cuatro horas en agua caliente.
-1 puñadito chiquitín de almendras (yo he usado avellanas).
-aceite de oliva virgen extra.
-vinagre de vino.
-sal.

La salsa: asamos los tomates y los ajos. Esta operación yo la he hecho según las indicaciones de Directo al Paladar, en el microondas, mucho más rápido y fácil: ponemos en un recipiente los tomates enteros con un corte en cruz 2 minutos a máxima potencia. Pasado este tiempo, añadimos los ajos con un corte y sin pelar y dejamos 4 minutos más. Sacamos y dejamos enfriar por completo.

Escurrimos al máximo el tomate y lo ponemos sin piel en el vaso de la batidora. Añadimos los ajos pelados, la carne de las ñoras sin pepitas, las almendras, el pan, un chorro de aove, un chorrito de vinagre y sal. Trituramos y rectificamos de sal, aceite y vinagre al gusto. Voilá.

Mezclamos la cerveza con la harina y un poco de sal hasta formar una papilla ligera. Sumergimos los ajos bien limpios y, si son muy gruesos, cortados por la mitad transversalmente. Freímos hasta dorarlos. Servir inmediatamente.

Ahora sólo nos queda disfrutar... ¡Buen provecho!

Mabel.
27

Salsa Napolitana.

El final del verano llegó... y los tomates partirán (léase con ritmo de la canción homónima del Dúo Dinámico).


Pues sí. Se acabó el verano, y aunque a mi no me de demasiada pena, ya que significa que mi ritmo de trabajo aminora, sí que me siento obligada a hacer algo con tomates maduros. El año pasado sólo conservé pimientos, pero este año he decidido hacer tomate frito a mansalva. El hecho de llamarlo Salsa Napolitana, se debe a que he utilizado algunas hierbas para darle gracia. Y la salsa napolitana es eso mismo, tomate frito en aceite de oliva únicamente con ajos, albahaca y orégano, añadiéndose en ocasiones perejil.



Así que para darle un aire más sugestivo, mi tomate frito se ha convertido en una más sonora salsa napolitana. Súper sencilla, y perfecta para acompañar pasta y otros condumios, que ya os iré desvelando en otras ocasiones. Yo la he hecho con tomates valencianos bien maduros, aunque lo ideal es utilizar tomates de pera, ya que su contenido en agua es mucho menor. Si usáis tomates acuosos como yo, os aconsejo pelar los tomates, trocearlos y ponerlos a escurrir un mínimo de tres horas. Yo los tuve toda la noche.



Con estas cantidades os salen tres botes de 390 gr y puede que os sobre algo. Yo llevo ya dos tandas (y espero hacer algunas más). Id a buscar tomates baratos y poneos manos a la obra, que como un tomate frito casero, no hay ná.

Ingredientes (para tres botes de unos 390gr):

-2 litros de tomate ya triturado, pelado y despepitado (esto último sólo si queréis, yo no lo hago).
-6 ó 7 dientes de ajo, pelados y picados pequeñitos.
-100 cc de aceite de oliva virgen extra.
-1 cucharadita de café de albahaca seca.
-1 cucharadita de café de orégano seco.
-2 ó 3 cucharadas soperas de azúcar moreno (puede ser blanco, pero no es igual).
-sal al gusto.

En una cacerola baja capaz, sofreímos los ajos en el aceite hasta que empiecen a tomar color. Entonces añadimos el tomate, un poco de sal y las hierbas, y dejamos hacer a fuego bajo una hora más o menos, o hasta que tome la consistencia deseada.

Mientras, esterilizamos los botes y tapas que vayamos a utilizar.

Cuando el sofrito esté casi hecho, rectificamos de sal y añadimos el azúcar, vamos probando hasta que el sabor esté a nuestro gusto. Dejamos terminar de sofreír hasta que haga chup-chup y salgan pompas grandes.

Con ayuda de un embudo, llenamos los botes hasta casi el borde. Cerramos fuerte y les damos la vuelta para que pierdan el aire. Cuando templen un poco los esterilizamos: los colocamos en una olla grande con un paño en el fondo (para evitar que al hervir choquen entre ellos, pudiendo provocar roturas), los cubrimos de agua y los hervimos 30 minutos. Sacamos, dejamos enfriar y etiquetamos.

Listos. Se conservarán un año sin problemas, siempre que estén a oscuras y en un ambiente fresco y seco.

¡Animaos a preparar vuestras propias conservas! El sabor no tiene comparación...

Mabel.
4

Sandwich de Atún y Rabanitos.

Tengo pocas opciones para bocatas en el blog, lo sé. Y no es por falta de ideas, sino por dejadez. Y, sobre todo, porque hacer que un sandwich o bocata quede bien en las fotos no es tarea fácil.



Una va aprendiendo. Poco a poco. Tras ver como mi amiga Rosa de La Rosa Dulce fotografiaba su sandwich en la última quedada blogger se me encendió la bombillita. Sobre todo, cuando un plato es tan poco agradecido a la vista, sin verduras de colores chillones ni fornituras varias. Esto me lleva a una clienta adorable que tengo que me regala rábanos. Le dije que me gustaban mucho, y cada vez que compra para la tienda me hace coger un par de manojos. Gente así hace que valga la pena una mención. Si alguna vez vais al mercado de Colón en Valencia, sitio por otra parte recomendadísimo por bonito y por la maravillosa reforma que le hicieron, no dejéis de visitarla: Fina, la dueña de la única verdulería que encontraréis allí (no olvidéis decir que vais de mi parte).



Aprovecho para empezar a lucir el maravilloso pan de espelta integral que me hacen en el obrador de detrás de casa. Hecho de forma natural, a la leña y con cariño. Desde que tomo este pan he notado mis digestiones más ligeras. Yo le compro un pan de molde (de tamaño pantagruélico), y voy tirando toda la semana. Estoy totalmente enganchada, así que empezaré a poner ideas de bocadillos para que no os aburráis en los almuerzos y cenas ligeras.



Aquí os traigo una de rábanos, a la que podéis añadir hojas de lechugas varias si os apetece. Para mi está genial así.

Ingredientes (para dos raciones):

-4 rebanadas de pan de molde artesano.
-5 rabanitos.
-mayonesa.
-mostaza de Dijón.
-1 lata de atún al natural.

En un procesador o batidora, ponemos los rábanos bien limpios y en rodajitas, una cucharada de postre de mayonesa y una de café de mostaza. Trituramos hasta que quede una pasta fina.

Mezclamos el atún bien escurrido y desmigado con dos cucharadas de postre de mayonesa.

Sólo queda rellenar el sandwich con la pasta de rábanos y el atún.

¡Y a disfrutar! En breve más ideas.

Mabel.
2