Platos fríos

Platos fríos
Platos fríos

Helados y polos

Helados y polos
Helados y polos

Bundt cakes

Bundt cakes
Bundt cakes

Carrilladas de cerdo al Pedro Ximénez.

Sí, por fin... ¡Hemos celebrado 7 años juntos!

Y, como sabéis, será el último aniversario que celebremos el 23 de septiembre, ya que a partir del año que viene, tendremos otra fecha que festejar: la de nuestra boda. Pero eso aún queda algo lejos. De momento, os muestro la cena especial que preparé para mi chico en tan señalada fecha:






Confieso que aún no había utilizado el Pedro Ximenez en ningún plato. ¡Y qué ricos aromas deja en las carnes! No será la última vez que lo utilice... además tengo que gastar la botella :P.


En casa nos encantan las carrilleras (o carrilladas, creo que ambas definiciones son correctas). Son un plato fácil, asequible y de un paladar exquisito. Siempre las había cocinado con vino tinto, y ahora le tocaba el turno al oloroso. Además, como es tiempo de setas, las veo muy otoñales y me gusta combinar ambos ingredientes. Lástima que por estos lares no ha llovido hasta ahora, y aunque el domingo fuimos a buscar níscalos, no encontramos ni rastro.





Como todo tiene arreglo en esta vida, he utilizado unos preciosos champiñones que vi en el mercado. El resultado no me ha podido gustar más. Un apunte, tengo que pediros disculpas por la calidad de las fotos. Estas preparaciones suelen ser en el momento, y mi costilla no me permite recrearme mucho con ellas... ¡un día se tiene que comer hasta la marmita!



Tiempo: 10 min. más 40 min. en la olla rápida.


Ingredientes (para dos personas):


-4 carrilladas de cerdo.

-8 champiñones gorditos.
-1/2 cebolla, picadita.
-200 ml. de Pedro Ximénez.
-un poco de harina.
-AOVE
-unos granos de pimienta negra y sal.

Enharinamos bien las carrilladas, sacudiendo para eliminar el exceso de harina. Ponemos a calentar un buen chorro de AOVE en la olla rápida y sofreímos bien la carne por ambos lados.


Retiramos la carne de la olla y sofreímos la cebolla con la pimienta en el aceite. Cuando esté un poco transparente, añadimos los champiñones en mitades. Dejamos un momento y terminamos de añadir la carne y el vino.

Dejamos reducir el caldo a la mitad. Regamos con un vaso de agua y salamos. Cerramos la olla y dejamos 40 minutos desde que empiece a silbar la válvula.


Abrimos la olla y sacamos la carne y 6 mitades de champiñón. Pasamos la turmix a la salsa y dejamos al fuego hasta que reduzca a la mitad. Añadimos la carne a la olla y dejamos empapar de la salsa ya espesada.


Servimos napado con la salsa (bien espesita), adornamos con las mitades de champiñón y, en mi caso, con un poco de mermelada de tomate.


Rico no... ¡lo siguiente!


Yo lo acompañé de un buen pan y de una ensalada de col, aguacate y pepino. 


¡Mil besos y gracias por estar aquí!



1

GÂTEAU BRETON


Si hay algo que me guste, es pasar unos días con mis sobrinos en el pueblo. Como no nos vemos tanto como quisiéramos, disfrutamos muchísimo cuando nos reunimos. Y, desde que mi cuñada se compró la casita de Lucena del Cid la hemos convertido en nuestro cuartel general.





Cuando voy me gusta llevar algo horneado por mi. Normalmente suelo llevar empanadas, que es lo que más les gusta, pero esta vez quise hacerles algo dulce. Tenía que ser algo sencillo, que aguantara un buen trayecto de carretera, y que estuviera muy rico.

Cuando vi esta receta no me entusiasmó especialmente. No tiene una presencia suculenta. Ni siquiera unos ingredientes sugestivos. Pero leí en el blog de Cova, Comoju, que era como estar comiendo una galleta de mantequilla gigante, me dije: ¡no te lo puedes perder!
Gracias Cova, por la puntualización. ¡Sin tu comentario no hubiese probado esta suculencia! 





Esta receta proviene de la Bretaña francesa, y su origen es humilde. Solían hacerla las amas de casa, añadiendo en ocasiones ciruelas secas a la masa. Como he dicho antes, tiene un exquisito aroma a mantequilla, me recuerda a las galletas danesas esas que van en lata.

Sencillo, casero, humilde y riquísimo.


Tiempo: 15 min. más 40 min de horneado.

Ingredientes:

-4 yemas de huevo.
-1 huevo entero.
-250 gr de mantequilla en pomada.
-200 gr de azúcar.
-300 gr de harina.
-1 cucharada de leche.
-1 pellizco de sal.


Precalentamos el horno a 190º.

Batimos la mantequilla con el azúcar y el pellizco de sal hasta que quede una crema blanquecina. 

Vamos añadiendo las yemas, una a una, sin dejar de batir.

Añadimos la harina tamizada. Mezclamos muy bien. La masa tendrá un aspecto pegajoso, pero firme.

Vertemos la masa en un molde engrasado. Nos enharinamos ligeramente las manos para nivelar la masa. Dejamos lo más llana posible.

Aquí podemos adornar la superficie haciendo muescas con un tenedor. Yo iba con prisas...

Blanqueamos la clara del huevo restante y pintamos la masa con ella. Después batimos la yema con una cucharada de leche y volvemos a pintar la masa.

Llevamos al horno 15 minutos. Pasado este tiempo bajamos la temperatura a 180º y dejamos 25 minutos más. Yo a la media hora lo cubrí con papel de plata para que no se dorara en exceso.

Dejar enfriar totalmente antes de cortar.





¡El tacto es seco, pero al probarla realmente parece una galleta gigante!

Espero que la disfrutéis.

Mil besos y gracias por estar aquí.




6

Huevos Escoceses (Scotch Eggs).



Menudo frescurri cae por las noches... al menos por estos lares. Por aquí siempre hace más fresco que en la capital, y como ha llovido se nota bastante. No es que haya tenido que sacar el plumas, pero se agradece este fresquito después del agotador mes que hemos pasado en el campo.


Hoy os traigo un aperitivo o cena fácil, rico y resultón. La primera vez que vi estos huevos escoceses fue en un libro de cocina europea, de platos fríos. Claro que era yo pequeña y en casa, estas cosas raras, como que no...





Ya de más mayorcita los preparé en una cena con amigos y tuvieron mucho éxito. No sé como habían caído en el olvido.


Los que  me seguís en Instagram sabréis que compré un preparado para rebozar inglés a base de pan rallado, cebolla y salvia. Entré en la página del fabricante para olisquear recetas con este preparado, y me encontré con estos fabulosos huevos. Aunque los originales son fritos, aquí los preparaban al horno... ¡ideal!





Pese a su nombre, son una invención inglesa, y bastante reciente. Sea como fuere, lo cierto es que están muy ricos y con una ensalada o choucrout tienen que quedar de vicio.


Ingredientes (para 2 personas):


-4 huevos, cocidos previamente y enfriados.

-6 longanizas, de buena calidad.
-1 puñado de rebozado PAXO, o pan rallado con ajo y perejil.
-un poquito de harina.

Precalentamos el horno a 180º. Pelamos los huevos y los pasamos un poquitín por harina. Esto se hace para facilitar que se adhiera la carne.


Quitamos la tripa a las longanizas. Utilizamos 1 y media por huevo. Ayudándonos de la palma de la mano (también enharinada), rodeamos el huevo con la carne de manera que quede todo cubierto de ésta.





Hacemos rodar los huevos en un plato con el rebozado hasta que queden bien cubiertos. Llevamos al horno unos 30 minutos. Si se dora demasiado, cubrimos con papel de plata.






¡A disfrutar!


5

CREMA DE SPECULOOS.


¡Buenos días, amores!

Cómo ha cambiado el tiempo... hace cuatro días hacía un calor insoportable, y llevamos una semana tapándonos por las noches con una colchita. El otoño ya está aquí...

Aunque lo cierto es que durante el día sigue haciendo calor, ya no apetecen tanto helados y demás, y lo que pide el cuerpo son dulces un poquito más consistentes...





La culpa de esta receta la tiene mi sobrina Miriam. Hace un año tuvieron en casa, de acogida en verano, a una estudiante francesa, de la misma edad que mi sobrina (ahora tiene 16), y como suele suceder, se cernió una amistad a prueba de kilómetros. Hasta tal punto, que este verano ha repetido, y la francesa ha vuelto. Y para compensar, Miriam ha estado dos semanas en casa de la amiga, que vive a las afueras de París.

Cuando volvió, como podéis imaginar lo primero que le pregunté fue: ¿qué te han dado de comer por allí? jajaja... y ¡apunté algunas ideas originales para cuando me quede en blanco!

Sin embargo, lo que más le había gustado fueron unos crepes que le ponían rellenos de una crema dulce que no pudo identificar. Con sus explicaciones, enseguida adiviné que se trataba de crema de speculoos... y decidí hacerla sólo para deleitarla (y para mi satisfacción personal también, oye)





¿Sabéis lo mejor de esta receta? No es lo rica que está, que sí, sino que mi sobrina me ha dicho que es exactamente igual que la que tomaba en París... ¡Y yo más ancha que larga! Ya le he dicho que cuando quiera otro bote, aquí estoy para lo que haga falta...





La receta la he copiado de Más dulce que salado, y queda perfecta. Sólo le hice un pequeño cambio, pero es prácticamente igual. Perfecta para las tostadas del desayuno... ¡Miriam dice que no desayuna otra cosa! :D


Ingredientes (para dos botes pequeños):

-180 gr de galletas speculoos (aquí se llaman Lotus Caramel)
-70 gr de chocolate blanco.
-150 ml de leche evaporada.
-1/2 cucharadita de café de canela en polvo.
-3 cucharadas de azúcar glas.
-2 cucharadas de aceite de girasol.

Primero trituramos las galletas hasta reducirlas a polvo. Yo no tengo máquina, así que las pongo en una bolsa fuerte y les paso encima el rodillo hasta que las hago miguitas. Añadimos el chocolate blanco muy troceado y reservamos en un bol grande.

Aparte, calentamos en un cazo la leche, el azúcar y la canela sin que llegue a hervir y sin dejar de remover. Cuando esté bien caliente, vertemos sobre las galletas. Vamos uniendo bien con una espátula hasta obtener una crema lisa. Añadimos el aceite y volvemos a mezclar muy bien.

Vertemos en dos tarros de cristal muy limpios. Cerramos perfectamente y cuando se hayan enfriado llevamos a la nevera. Ha de reposar en frío al menos un día.

Perfecta. Y una base deliciosa para infinidad de recetas... ¡pronto experimentaremos!

¡Mil besos y gracias por estar aquí!



3

HOJALDRES RELLENOS DE MINCE MEAT... ¡ya estamos de vuelta!


¿Cómo habéis pasado el mes de agosto? ¿Cuántas cositas me he perdido? ¡Espero que no muchas!




Por fin mis quehaceres me han dado un respiro. No voy a ir de víctima, no. Bien es cierto que he tenido muchíiisimo trabajo, pero también he tenido momentos de relax (escasos, sí, pero los ha habido)


No sabéis la de vueltas que le he dado para elegir la receta con la que os saludaría hoy. Quería hacer tantas cosas... pero aún no dispongo de todo el tiempo que me gustaría... y me he tenido que conformar con algo sencillo. 





La verdad es que cuando me di de bruces, en un súper cualquiera (en concreto en el Mas y Mas), con este mejunje, creo que tenía clarísimo que debía utilizarlo como receta de vuelta al cole... Es un preparado muy típico en Reino Unido durante las navidades, tiene un sabor intensísimo y es el ingrediente principal de los Mince Pies (receta aquí) que se preparan por esas fechas, que por cierto en cuanto tenga algo más de tiempo los prepararé para vosotr@s.

Este mince meat tiene un sabor buenísimo: entre sus ingredientes hay grosellas, manzanas, pieles de naranja y de limón, pasas y un sinfín de especias... ¡vamos, que no necesita nada más para alegrar unos sencillos pastelitos de hojaldre! Un sabor más acorde con el tiempo otoñal que tenemos ya a la vuelta de la esquina... además ya apetece ir encendiendo el horno, para preparar hojaldritos y otras golosinas aptas para las meriendas.






Y, antes de mostraros la receta, he de contaros algo... ¡nos casamos! Sí sí... después de 7 años de noviazgo, que celebraremos el próximo 23 de este mes, por fin vamos a formalizar la relación... la culpa la tiene Granada, ya que una noche cuando estuvimos de viaje en febrero, paseando por las estrechas callejuelas del Albaycín a mi chico le dió la locura... y ¡decidimos casarnos en un año justo!

Ya os adelanto que muchas de las recetas que voy a hacer serán dulces, cómo no... ¡para expresar el momento maravilloso que estoy viviendo! También iré desgranando mis preparativos, que no sabéis la ilusión que me hace contároslos.





(Tiempo: 20 min. más 20 min. de horneado)

Ingredientes (para 6 pastelitos):

-2 láminas de hojaldre congelado.
-un tarro de mince meat (aquí información del producto)
-1 huevo batido con un chorro de leche.
-azúcar glas y en granillo.

Partimos cada lámina de hojaldre, previamente descongelado, en 6 trozos iguales. Colocamos sobre un papel de hornear.

Ponemos una cucharada de mince meat sobre un cuadrado de masa, sin llegar a los bordes. Cubrimos con otro cuadrado. Los bordes los sellamos con un tenedor y hacemos cuatro cortes en la superficie.

Barnizamos con el huevo y espolvoreamos de azúcar en granillo.

Llevamos al horno, precalentado a 200º, durante 20 minutos. Sacamos y dejamos enfriar.

Antes de servir, espolvoreamos con azúcar glas ayudándonos de un colador.





Perfectos para degustar con un café a media tarde...

¡Mil besos y gracias por estar aquí!
7