CARNES

PIERNA DE CORDERO CON SALSA DE ARÁNDANOS.

10:21

¡Feliz lunes!

Os traigo la segunda parte de la cenita de aniversario: una suculenta pierna de cordero al horno napada con una salsita cremosa y sabrosa.

Esto sí que le gusta a mi chico. Siempre dice que se queda con hambre, porqué será... jajaja. Esta es una de mis recetas de celebración favoritas. Me gusta combinar la carne de cordero con aliños agridulces, creo que casa perfectamente. Más adelante os enseñaré mi cordero braseado a la miel, también delicioso.

Este plato además de rico tiene una presencia estupenda (aunque la presentación sea una de mis asignaturas pendientes, jeje) porque el color fucsia/violáceo de la salsa entra por los ojos y por el paladar.

Ingredientes (para dos):

-una paletilla de cordero troceada en dos o más partes, según tamaño.
-un puñado de arándanos secos.
-1 cebolla picada.
-1/2 vaso de vino blanco.
-1/2 vaso de nata para cocinar.
-1 copita de coñac.
-vinagre de Módena.
-aceite de oliva virgen extra.
-una ramita de romero, lo más fresco posible.
-molinillo de 5 pimientas.
-tomillo.
-un puñado de patatas pequeñitas.

Vamos a ello. Primero ponemos la pierna en una bandeja aliñada con el romero, el tomillo, la pimienta, un chorro de vinagre de Módena y un hilo de aceite de oliva. NO le ponemos sal, ya que la sal cuando la carne está cruda hace que pierda humedad y por tanto jugosidad. Lo metemos al horno a 200º. 
Mientras preparamos la salsa: ponemos a sofreír la cebolla picada con los arándanos troceados con el cuchillo y un puñadito de romero en aceite de oliva.
Cuando la cebolla esté transparente, añadimos el vino blanco, el coñac y 1/2 vaso de agua y dejamos reducir. 

Mientras, cuando el cordero lleve una media hora, añadiremos un vasito de agua a la bandeja y las patatas peladas y cortadas en gajos.

Cuando el sofrito haya evaporado un poco el agua y los alcoholes, añadimos la nata, dejamos reducir un poco.
Sacamos la salsa de la cazuela y la pasamos por la batidora. Volvemos a trasladar a la cazuela y dejamos reposar bien tapado.
Al cabo de una hora y media o dos horas, cuando el cordero y las patatas estén a nuestro gusto, apagamos el horno. Ahora lo salaremos ligeramente.
Vertemos los jugos del asado en la salsa de arándanos. Dejamos ligar a fuego suave:
Presentamos el trozo de cordero cubierto ligeramente con la salsa y con las patatas de guarnición.
Acompañamos de un buen tinto. Esta fue mi elección.
Un ribera del duero. No esta mal. Lo cierto es que estoy muy desfasada en cuanto a caldos, hace tiempo que no me actualizo. Pero éste me gustó.

Espero que os guste. ¡Buen provecho!

Te encantará:

0 comentarios

SUBSCRIBE


FOLLOW ME