POSTRES

PUDDING DE MELOCOTÓN CON CHOCOLATE.

10:51

¡Hola a tod@s! Creo que ya estoy de vuelta ;).

Hoy os traigo un postre fresquito, y lo más importante, apto para celíacos. El motivo es que a una sobrinita nuestra le han diagnosticado intolerancia al gluten. Ésto ha llevado a sus padres a un completo aprendizaje de las composiciones de los alimentos y a adoptar nuevas formas de cocinar. Es un proceso laborioso, pero creo que lo están superando con éxito.

En mi afán por controlar toda clase de procedimientos culinarios, me atreví a preparar algo de repostería, que postearé en días venideros. Creo que lo más antipático de este tipo de alimentación es el pan: la mejor opción es prepararlo en casa. ¡Su mamá se va a convertir en toda una panadera! Desde aquí le mando todo el ánimo del mundo.

Bueno, a lo que iba. Como vamos a cenar con cierta asiduidad a su casa, decidí que a partir de ahora llevaré algún postre o vianda que podamos comer todos. Y he comenzado con este postre sencillo y sabroso.

Lo gracioso es que se lo comieron los mayores y la niña ni lo cató, pero en fin, la intención es lo que cuenta...

¡Vamos a ello!

Ingredientes:

-un bote de medios melocotones en almíbar.
-tres huevos.
-tres cucharadas de azúcar.
-1/2 vaso de leche.
-8 galletas sin gluten (yo utilicé las María de Gullón).
-un trozo de chocolate negro.
-caramelo líquido tipo Royal (para caramelizar el molde).
-sirope de fresa o chocolate para decorar.

Primero cortaremos cuatro mitades de melocotón en rodajas muy finas y las ponemos a escurrir con un colador un bol.
En el almíbar de la lata, ponemos a remojar las galletas troceadas ligeramente (son muy frágiles, no las machaquemos del todo).
Aparte, batimos los huevos con el azúcar.

Cuando esté cremoso, añadimos la leche, los melocotones y las galletas remojadas con todo el almíbar. Troceamos el chocolate pequeñito directamente encima y batimos.
En un molde de pudding previamente caramelizado, vertemos la mezcla.
Cocemos al baño maría a 200º en el horno durante una media hora. Pasado este tiempo tiene que estar hinchado por el centro y al pinchar con una brocheta ha de salir limpia. Si no es así, dejar 10 minutos más.

Una vez cuajado, lo tapamos con papel de aluminio y dejamos enfriar al menos cuatro o cinco horas en la nevera. Para desmoldar, pasamos un cuchillo por los bordes y volcamos sobre una fuente. Decoramos con lonchas de melocotón o sirope y listo.
Si lo vamos a servir en platitos, con un chorrito de sirope será suficiente.

¡Buen provecho!

Te encantará:

0 comentarios

SUBSCRIBE


FOLLOW ME