Verduras

Verduras
Verduras

Bundts

Bundts
Bundts

Tartas

Tartas
Tartas

Cupcakes de Zanahoria, Pasas y Piñones.

¡Hola!

La receta de hoy me evoca pasajes de mi infancia. Las zanahorias siempre han estado relacionadas con mis estancias estivales en la casita de campo de mi abuela. Con aquello de que eran buenas para la vista, siempre andaba royendo alguna en plan Bugs Bunny.


La cosa es que esto era en un principio un bizcocho que tuvo mucho éxito en casa. La primera vez que lo hice, hace como un año, no dejaron ni las migas. La receta proviene de un libro encantador de cocina vegetariana que creo que fue el germen de mi amor por los fogones.

Esta vez quise adornarlo convirtiéndolo en unos fragantes y coloridos cupcakes. Lo cierto es que mientras los repartía me sentía como la mamá de Peter Rabbit de Beatrix Potter.
El éxito está asegurado. No sé qué me gustó más, si el color anaranjado que adquirieron o el aroma delicioso que desprendían.

Ingredientes:


-1 taza (200ml) de harina de trigo.

-1 cucharadita de levadura de sobre.
-1 cucharadita de canela en polvo.
-1/2 taza de aceite de oliva virgen extra.
-1/2 taza de azúcar.
-2 huevos grandes.
-2 zanahorias ralladas finamente.
-1 puñadito de piñones picados con el cuchillo.
-1 puñadito de pasas picadas con el cuchillo y remojadas en brandy.

Para la cobertura:

-1 vasito de zumo de melocotón.
-1 chorro de leche.
-2 cucharadas de azúcar.
-1 cucharada de maicena.

Preparación:


En un bol mezclamos el azúcar y el aceite. Tamizamos encima la harina con la canela y la levadura con ayuda de un colador. Cuando esté bien mezclado añadimos los huevos.

Después añadimos las zanahorias, los piñones y las pasas bien escurridas.
Repartimos la mezcla en las cápsulas de papel. Yo siempre utilizo mi bandeja de cupcakes.

Horneamos a 160º unos 30 minutos o hasta que se doren ligeramente. Mientras preparamos la cobertura hirviendo suavemente los ingredientes en un cazo. Yo le añadí colorante alimentario amarillo para intensificar el color.
Dejamos reposar. Sacamos los cupcakes del horno cuando estén listos.
Los barnizamos generosamente con el preparado anterior con la ayuda de un pincel.
Y los terminamos de decorar con un poco de zanahoria confitada. La preparé cociendo zanahoria rallada un poco gruesa en almíbar durante una hora o más, hasta que quedó transparente.


Listos. Dejamos enfriar y a devorarlos. Yo siempre los preparo el día de antes, saben mucho mejor.

Me vais a disculpar la calidad de las imágenes ¡no sé que le pasaba a mi pulso! supongo que era gula pura y dura...
No tengo palabras para describir lo buenos que estaban...

¡Qué aproveche!

No hay comentarios