ENSALADAS

Ensalada Tibia de Judías Verdes y Patatas con Vinagreta de Café.

21:10

¿Cómo vamos? Espero que tan bien como yo.

Hoy me apetece enseñaros el skyline que tengo la suerte de disfrutar desde mi oficina:



¿Qué os parece? jajaja, son las vistas que hay desde mi huerto, no me diréis que no soy una privilegiada...

Bueno. El otro día vi un tweet que me llamó mucho la atención. En Periodismo gastronómico by Alejandra Feldman, se mencionaba que existen tres tipos de Gourmet. El Biogourmet, aquel que gusta de utilizar productos orgánicos, conservas artesanas y métodos de cocina tradicional; el Jet-Set Gourmet, aquel que gusta de comidas perfeccionistas, bajas en calorías, productos de autor y/o firma y sólo consume delicatessen; y el Gourmet Creativo, que es aquel estilo Ferrán Adriá, y gusta de utilizar maridajes novedosos y métodos de cocina inusuales. Aquello me dió que pensar.


Bueno, pues he llegado a la conclusión que soy un Gourmet 80% Bio y 20% Creativo. Y para dar fe de ello, ahí va mi propuesta (jajaja).




A David se le ha antojado para comer hoy hervido (bollit en nuestras latitudes), y mi plato me lo he tuneado, que para eso soy una Biocreativagourmet. Toma ya, jajaja...

Ingredientes:


-tres patatitas pequeñitas con piel por persona.

-un buen puñado de judías tiernas tipo Boby por persona.
-tres lonchitas de lomo embuchado por persona.
-1/2 vaso de vinagre de vino.
-aceite de oliva virgen extra, un chorro.
-azúcar, dos cucharadas.
-un chorro de café de cafetera bien fuerte.

Primero nos agenciamos con unas judías lo más frescas posible:



Las ponemos a hervir junto a las patatitas bien lavadas y con su piel. Al cabo de 20 min. comprobamos el grado de cocción de ambas verduras, han de estar las judías al dente y las patatas tiernas.



Una vez hechas las ponemos a escurrir. Luego pelamos las patatas y las reservamos. Pasamos ligeramente el lomo por la sartén con una gota de aceite, lo reservamos. Ahora montamos el plato:


De forma decorativa, y colocamos las judías en montañita al final. Preparamos la vinagreta, en una sartén, caramelizamos el vinagre y el azúcar. Una vez alcanzado el punto de caramelo, añadimos el café y el aceite, lo vamos mezclando con unas varillas hasta que se forme una salsita algo espesa. Condimentamos la ensalada con ella.


Voilá, ya sólo queda chuparse los dedos.


Cada uno que se la sazone a su gusto, que queda algo dulzona, muy muy rica.

¡Buen provecho!

Te encantará:

0 comentarios

SUBSCRIBE


FOLLOW ME