CON GALLETAS

CREMA DE SPECULOOS.

9:27


¡Buenos días, amores!

Cómo ha cambiado el tiempo... hace cuatro días hacía un calor insoportable, y llevamos una semana tapándonos por las noches con una colchita. El otoño ya está aquí...

Aunque lo cierto es que durante el día sigue haciendo calor, ya no apetecen tanto helados y demás, y lo que pide el cuerpo son dulces un poquito más consistentes...





La culpa de esta receta la tiene mi sobrina Miriam. Hace un año tuvieron en casa, de acogida en verano, a una estudiante francesa, de la misma edad que mi sobrina (ahora tiene 16), y como suele suceder, se cernió una amistad a prueba de kilómetros. Hasta tal punto, que este verano ha repetido, y la francesa ha vuelto. Y para compensar, Miriam ha estado dos semanas en casa de la amiga, que vive a las afueras de París.

Cuando volvió, como podéis imaginar lo primero que le pregunté fue: ¿qué te han dado de comer por allí? jajaja... y ¡apunté algunas ideas originales para cuando me quede en blanco!

Sin embargo, lo que más le había gustado fueron unos crepes que le ponían rellenos de una crema dulce que no pudo identificar. Con sus explicaciones, enseguida adiviné que se trataba de crema de speculoos... y decidí hacerla sólo para deleitarla (y para mi satisfacción personal también, oye)





¿Sabéis lo mejor de esta receta? No es lo rica que está, que sí, sino que mi sobrina me ha dicho que es exactamente igual que la que tomaba en París... ¡Y yo más ancha que larga! Ya le he dicho que cuando quiera otro bote, aquí estoy para lo que haga falta...





La receta la he copiado de Más dulce que salado, y queda perfecta. Sólo le hice un pequeño cambio, pero es prácticamente igual. Perfecta para las tostadas del desayuno... ¡Miriam dice que no desayuna otra cosa! :D


Ingredientes (para dos botes pequeños):

-180 gr de galletas speculoos (aquí se llaman Lotus Caramel)
-70 gr de chocolate blanco.
-150 ml de leche evaporada.
-1/2 cucharadita de café de canela en polvo.
-3 cucharadas de azúcar glas.
-2 cucharadas de aceite de girasol.

Primero trituramos las galletas hasta reducirlas a polvo. Yo no tengo máquina, así que las pongo en una bolsa fuerte y les paso encima el rodillo hasta que las hago miguitas. Añadimos el chocolate blanco muy troceado y reservamos en un bol grande.

Aparte, calentamos en un cazo la leche, el azúcar y la canela sin que llegue a hervir y sin dejar de remover. Cuando esté bien caliente, vertemos sobre las galletas. Vamos uniendo bien con una espátula hasta obtener una crema lisa. Añadimos el aceite y volvemos a mezclar muy bien.

Vertemos en dos tarros de cristal muy limpios. Cerramos perfectamente y cuando se hayan enfriado llevamos a la nevera. Ha de reposar en frío al menos un día.

Perfecta. Y una base deliciosa para infinidad de recetas... ¡pronto experimentaremos!

¡Mil besos y gracias por estar aquí!



Te encantará:

3 comentarios

  1. Hola Mabel, no sabes lo que me alegro de que os haya gustado esta crema y es que es un vicio. Yo que he probado la que venden en Bélgica tengo que decir que me gusta más la versión casera. Yo también me quedo por tu rinconcito y de camino te invito a que te pases por mi otro blog porque estamos de sorteo, un molde para bundt cakes de nordic ware. Te dejo el enlace por si aun no te has apuntado. Muchos besos y gracias por normbrarme.
    http://www.ilovebundtcakes.blogspot.com.es/2014/09/sorteo-i-love-bundt-cakes.html

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir la receta ,me encanta y me quedo de seguidora ,para estar en contacto .Un beso!!
    Quedas invitada a mi blog. http.//todosobrecarmen.blogpot.com

    ResponderEliminar
  3. Que suerte tiene tu sobrina contigo Mabel. Es una pena que lleve chocolate blanco que tiene lactosa porque me encantaría probar la versión casera. Bss.

    ResponderEliminar

SUBSCRIBE


FOLLOW ME