Verduras

Verduras
Verduras

Bundts

Bundts
Bundts

Tartas

Tartas
Tartas

Magnum Caseros de Vainilla y Chocolate negro, sin gluten y sin lactosa.

¡Marchando polos para la tropa!

magnum-vegano


Sí, para todos. Porque estos polos no sólo son deliciosos, sino que no llevan ni gluten ni lactosa. Ni tampoco huevo, pero no por ello están menos ricos...¡qué va! Tienen un interior de almendra, vainilla y un toque de coco, que apenas se aprecia. Pero vamos, ricos y refrescantes son un rato.


Este tipo de polos bombón me recuerdan a mi infancia, ya que en casa nos encantaban. Aunque antes no eran como los de ahora: eran mucho más simples, con un interior de nata sencillo y una cobertura de chocolate, aderezada a veces con algo de crocanti de almendra. No como ahora, que tenemos cientos de combinaciones. Y, como aquellos de mi niñez, que elaboraba una conocida empresa de helados de la terreta, ningunos. 

magnum-vegano


Recuerdo aquellos paseos por la tarde, con mi tía de canguro y las amiguitas de la zona de veraneo (mínimo tres). Tras las caminatas de rigor a las que a mi tía gustaba de llevarnos, por los alrededores de la casita de veraneo (que antes sólo habían campos de naranjos y más zonas de chalets), nos acercaba al bar de la urbanización y nos deleitaba con un bombón de nata. Sublime trofeo tras  el pateo, casi siempre prolongado, al que nos sometía.



Les tenía yo ganas a los polos tipo Magnum, pero el calor asfisiante que hace (y que es cuando realmente apetece hacerlos), me tiraba para atrás por lo complicado que veía el baño de chocolate a los polos una vez hechos, sin que se me desparramaran o se me desmontaran. El resultado, como veis, no es lo más pulcro, pero son los primeros así que iremos puliendo la técnica. Cabe decir que en mi cocina no hace fresquito precisamente, y eso no ayuda. Aunque supongo que, de haber tenido más paciencia, hubiera dejado los polos desmoldados un día entero en el congelador, y no haber hecho todo el proceso (desmoldado y bañado) la misma mañana. He de decir que el último en recibir el baño sufrió alguna pérdida de masa en el proceso de chocolateado, pero me lo comí yo y punto.

magnum-vegano-sin-gluten


La receta la he resuelto yo solita, con ayuda del último número de la revista Cuerpomente, que viene con un reportaje de helados veganos, y una receta encontrada por la red. Yo quería un polo con sabor a almendra. El próximo que haga lo copio de la revista, que el relleno es únicamente de leche de coco, y tampoco me desagrada. Pero repetirlos, los repito seguro; ¡son una delicia!

Tiempo: 15 min + una noche en el congelador + 20 min para el bañado.

Ingredientes (para 4 polos):

-300 ml de leche de almendras.
-100 ml de leche de coco.
-1 cucharadita de postre de maicena.
-1 cucharadita de postre de azúcar moreno integral.
-1 vaina de vainilla.
-100 gr de chocolate negro, yo he usado el de 82% de cacao de chocolates Valor.

*Es muy importante que, si van a tomarlos personas celíacas, nos aseguremos que todos los ingredientes llevan el símbolo "sin gluten".

Ponemos la leche de almendras junto con la vaina de vainilla abierta y troceada, el azúcar y la maicena en un cazo. Revolvemos bien, en frío, con unas varillas para que la maicena se integre, y llevamos al calor, a fuego medio, hasta que hierva. Removemos de vez en cuando, para evitar que se pegue o salgan grumos. Cuando rompa el hervor, retiramos del fuego, colamos la leche en un bol y añadimos la leche de coco. Rellenamos los moldes de polos y llevamos al congelador, preferiblemente toda la noche.

Ponemos el chocolate al baño maría, sin que el bol donde está el chocolate toque el agua en ningún momento, a fuego bajito, hasta que esté líquido. Dejamos en el baño maría, con el fuego al mínimo.

Ponemos los polos, desmoldados, sobre un papel de horno. Bañamos con el chocolate. Damos la vuelta y terminamos de bañar. Devolvemos de inmediato al congelador, hasta el momento de su consumo.

Al contacto con los polos, el chocolate se solidifica de inmediato. Pero hay que tener cuidado de trabajar en horas que no haga demasiado calor, porque es fácil que los polos empiecen a derretirse antes del baño. Tenemos que trabajar rápido.

Y ya está. Listos para ser devorados.

Disfrutad de la semana, agosto nos está llamando a la puerta. Felicidades los que se van de vacaciones, y a los que no, os espero en el próximo post.

Mabel.

4 comentarios

  1. Vaya recuerdos. Una pena que poco a poco, los helados valencianos ya no sean lo que fueron. Por toda España había heladerías. Yo también tengo recuerdos, pero el helado bombón me parece que llegó más tarde. Te has currado la receta y con este claro, imposible conseguir helados perfectos. Al menos, has hecho la foto y te ha quedado bien bonita.
    Igual me atrevo a hacerlos sin azúcar, pero este verano, me está costando cocinar una barbaridad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya con el calor, antes de darte cuenta ya se han licuado los polos...y eso que tenía preparada la cámara en el trípode enfocada y todo!!!
      Este tipo de polos, al no llevar aditivos industriales, no son tan cremosos como los comerciales y hay que sacarlos del congelador unos minutos antes de tomarlos. Y por supuesto que los puedes hacer sin azúcar.
      Yo estoy igual, cocinar cocino pero lo justo y menos. Me he tirado de cabeza a las recetas crudas y al congelador.
      Mil besos, Marisa.

      Eliminar