Verduras

Verduras
Verduras

Bundts

Bundts
Bundts

Tartas

Tartas
Tartas

LASAÑA DE HORTALIZAS DEL TERRENO.

Me encantan los platos vegetarianos. Hace algunos años tenía por costumbre ir a cenar con las compañeras de trabajo a un restaurante vegetariano que está en la zona de Blasco Ibánez, en Valencia. Allí descubrimos que con ingredientes muy sencillos se pueden degustar verdaderos manjares. Este es uno de ellos.

La lasaña es un plato que gusta a casi todo el mundo. Curiosamente, a mí la que menos gracia me hace es la que lleva carne picada con salsa de tomate, es decir, la más común. Este plato se presta a los más diversos rellenos. Hoy os la muestro con pimientos rojos de mi cosecha y cebolla dulce también de mi huerto.
Yo la preparo en raciones individuales. Queda mucho mejor servida y además resulta más fácil repartir las raciones que si la preparamos en una fuente para varias personas. Sólo necesitamos unos cuencos o fuentecillas refractarias y problema resuelto. De esta manera, yo uso placas de canelones en lugar de lasaña, que tienen el tamaño perfecto para una sola ración.
Con un paquete de éstos nos salen dos raciones. Me gustan porque no hay que hervirlos, que es un rollo.

Ingredientes (para dos personas):

-un paquete de canelones precocidos.
-una cebolla pequeña.
-un calabacín mediano.
-un pimiento rojo grande.
-un tomate maduro.
-6 lonchas de queso fundido.
-un vaso de leche entera.
-una cucharada de mantequilla (no margarina).
-un puñadito de pan rallado.
-aceite de oliva.
-nuez moscada rallada y sal.

Primero ponemos a sofreír la cebolla picada en una cacerola con el aceite. Mientras, troceamos el calabacín y el pimiento.
Ponemos las hortalizas en la cacerola junto a la cebolla y dejamos sofreír.
Mientras, ponemos a remojo las placas de pasta (cuatro por persona) siguiendo las instrucciones del fabricante.

Pelamos y troceamos el tomate y lo añadimos a la cacerola.
Tapamos y dejamos hacer a fuego lento. Mientras preparamos la bechamel. Ponemos en un cazo una cucharada de mantequilla, la fundimos y añadimos el pan rallado. Lo dejamos que se  cueza un poco. Añadimos la leche, la nuez moscada rallada y salamos. Subimos el fuego y dejamos espesar batiendo sin cesar con unas varillas.
Cuando haya adquirido una consistencia a nuestro gusto, apagamos el fuego y reservamos.

El contenido de la cacerola ya estará casi. La destapamos y dejamos que se quede sin jugo subiendo el calor y sin parar de remover. Cuando esté apagamos el fuego.
Empezamos a montar la lasaña. Ponemos en la fuente individual un chorrito de bechamel, una placa de pasta, unas cucharadas de sofrito y una loncha de queso. Un chorrito de bechamel y repetimos.


Hacemos tres capas. Cubrimos con la bechamel de forma abundante.
Llevamos a gratinar al horno unos diez minutos o hasta que se dore.
Listo. Plato contundente y sabroso donde los haya.

¡Buen provecho!

5 comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se me había olvidado... Si el problema es la falta de tiempo. ¡Tenía las placas de pasta compradas desde hacía un mes! jajaja

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Le pones pan rallado para hacer la besamel ? No se hace con harina ?yo siempre la hago con harina ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se hace con harina. Pero resulta que un día me puse a hacerla y encontré que no tenía en casa... y experimenté. Pues resulta que para gratinar me encanta como queda de esta forma, con grumitos. ¡Prueba y verás!

      Eliminar