Verduras

Verduras
Verduras

Bundts

Bundts
Bundts

Tartas

Tartas
Tartas

CONEJO CON CARACOLES... o la crónica de mis vacaciones de pascuas.

¡Hola a tod@s!

Se acabó lo bueno. Las pascuas ya pasaron, otro año más. Yo cada vez disfruto más pasándolas en familia. Este año no ha sido menos, una de mis cuñadas tiene una casita en un pueblo de Castellón, Lucena del Cid. Un rincón precioso a las faldas del Penyagolosa.



Pueblo abrupto, colgado literalmente de la montaña. Pasear por sus calles era un ejercicio digno de las olimpiadas...


Eso sí, con unos rincones preciosos...




Y con un entorno muy fotogénico, además de rutas de senderismo, afición que me pierde...






Y no sólo es un bonito lugar, sino que elaboran unos embutidos deliciosos. Y del pan ni os hablo, estoy segura que el horno al que acudíamos hizo el agosto con nosotros (eramos doce tragaldabas, abuelos y niños incluidos)...  Encima me entero que el plato típico es el conejo con caracoles. ¡Con lo que me gusta a mí el conejo! No tuve ocasión de probarlo allí, pero en cuanto he llegado a casa he investigado un poco, y he elaborado una versión muy libre para enseñárosla a tod@s vosotr@s. Y para mi propio deleite, faltaría más...

Ingredientes (para cuatro personas):


-1/2 conejo troceado.

-1/2 kg de caracoles (yo usé congelados).
-200 cc. de tomate triturado.
-1cebolla, finamente cortada.
-1 diente de ajo, trinchado.
-1/2 vaso de vino tinto.
-1 puñadito de almendras o nueces o avellanas.
-1/2 cucharadita de cacao en polvo.
-1 cucharada de pan rallado.
-sal, aceite de oliva y tomillo.

Primero doramos el conejo en aceite. Retiramos. En el mismo aceite sofreímos la cebolla. Añadimos el ajo. Cuando esté sofrito, añadimos el conejo y los caracoles. Regamos con el tomate y el vino.



Sofreímos el tomate. Dejamos hasta que el vino se haya evaporado. Cubrimos de agua. Salamos y añadimos una pizca de tomillo. Ponemos a cocer a fuego medio. Mientras, hacemos un majado con el cacao, los frutos secos y el pan rallado y lo añadimos a la cazuela. 


Dejamos hacer unos cuarenta minutos o hasta que el conejo esté tierno. Voilá.


Preparamos una barra de pan por cabeza y a disfrutar....

¡Buen provecho!





4 comentarios

  1. No acostumbro a comer caracoles, pero seguro que están muy ricos!! La salsita estaría pa mojar pan!! Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí los caracoles no me gustan, pero como a David le encantan suelo preparar con frecuencia. Además dejan un sabor buenísimo en las salsas y sobre todo le van de miedo al arroz. Un beso grande!

      Eliminar
  2. Mabel que buen tiempo os hizo, que suertuda!!!

    Los caracoles no me gustan nada!! mi chico tiene familia en Murcia (su padre es murciano) y me dice que allí se comen mucho...

    Besitos.

    Nos leemos mañana en el desafío.

    Muackkk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí los caracoles tampoco!! lo que sí me gusta es el gustillo que dejan en los guisos. Pero en casa son un manjar de dioses.... Hasta mañana!!

      Besos.

      Eliminar