Platos fríos

Platos fríos
Platos fríos

Helados y polos

Helados y polos
Helados y polos

Bundt cakes

Bundt cakes
Bundt cakes

Como montar una fiesta hawaiana en la terraza

¡El verano ya llegó, ya llegó, ya llego...! ¿Os suena? Sí, el verano ha llegado para quedarse. Aunque no esté el horno para bollos ni la cartera para grandes dispendios... y sólo nos faltaba el condenado bicho. Vamos, que yo no voy ni a la piscina municipal (la de mi pueblo ni siquiera la han abierto), y a la playa sólo fui un día, ya que los tomates han empezado a reclamar nuestra atención a diario.



¿Tristeza...? ¿resignación...? nooo, lo que hay que hacer es adaptarse a la nueva situación. Ojala hubiera tomado antes la determinación de montar una piscina hinchable en la terraza, con sus hamacas y todo. Hubiera sido más feliz desde mucho antes. Pero no nos pongamos pesimistas, que quien tiene una terraza tiene un tesoro. Y yo me he propuesto montar noches de farándula para dos todos los viernes noche, que puñetas, que no todo va a ser trabajar.

Llevaba tiempo dando vueltas al tema de las fiestas hawaianas. Porque sí, me encanta el rollito de los cócteles con paragüitas, sonido de ukelele de fondo y unas cuantas velas antimosquitos. En definitiva esa es la idea. Así que como he pensado que tal vez mis ideas os sirvan a alguien, voy a desglosar los ingredientes que, a mi juicio, tiene que tener una noche hawaiana en la terraza de casa (o en el balcón):


La iluminación.


Lo más importante quizás sea este punto, ya que un foco potente en el centro quita mucho encanto al tema en cuestión, en mi caso, creo que lo más adecuado son unas guirnaldas de luces, bombillas o farolillos, tal que así:






Yo tengo unas compradas en Ikea el año pasado, blancas y solares, que no gastan y dan un ambientazo super festivo a la terraza por la noche (son éstas), por unos 19'99€. ¡Y este año también las tienen de colores!



Y para redondear el asunto, o enfatizar la zona de la comida o los asientos, unas velas antimosquitos son imprescindibles y encantadoras.



La comida.


La premisa es no complicarse la vida. No es una utopía tener una barbacoa en medio de la terraza, Tan sencillo como poner algo así:





Podemos preparar deliciosas brochetas de mil y una formas, ¡aptas para todos los gustos!






En mi caso no hay barbacoa de momento, y tengo que subir dos pisos con las viandas preparadas, así que lo mejor es o encargarlo al bar de turno (opción nada desdeñable), o bien optar por cualquiera de estas opciones:

Unas hamburguesas, de lo que os guste, sencillas y resultonas, además se comen con las manos:




Una pizza hawaiana ¡cómo no! lo más apropiado del mundo e ideal para niños de todas las edades:





Algo más elaborado, pero super delicioso es este plato, que gustará a los amantes de los sabores agridulces. Un arroz frito con piña con nueces de macadamia y algo de carne, aquí la receta, aunque es con salchichas yo en la foto veo un poco de pollo, que me gusta más ¿qué os parece?




En mi caso, creo que me voy a marcar unas costillas hawaianas en toda regla. Ya compartiré la receta si salen buenas ;)

La bebida.


No puede faltar la bebida bien fría. Refrescos, agua aromatizada, limonada, cerveza a tutiplén, y cómo no, sin unos buenos mojitos (aunque no sean muy hawaianos), no hay fiesta que valga.



Aunque, si os sentís valientes (y disponéis de los ingredientes necesarios), os podéis marcar un auténtico Mai Tai, ya sería la repera:



Y por último, pero no menos importante,

La música.


Oh yes. Sin música no se puede salir de casa. Aunque sea a la terraza. Por supuesto que las preferencias de cada uno son lo que impera, pero yo estoy enganchada a una emisora de Youtube de música hawaiana, y me quedo en trance en cuanto suena...



¿No os pasa lo mismo? el sonido del ukelele es evocador. Me saca una sonrisa  y mellenadebuenrollito en cuanto lo escucho.

Bonus: Flores para el pelo.


Y ya con esto paro. Si queremos ir a una fiesta hawaiana (aunque sea con tu pareja a solas), y queremos parecer del terreno, unas flores de hibisco en el pelo son un puntazo. El collar ya lo dejo a vuestra elección, a mi personalmente se me llenaría de salsa del asado...


Todas las imágenes son libres, de Pixabay.
  

Aquí tenéis un tutorial para hacer hibiscos con papel crepé super realistas, no hace falta robarle las flores al vecino, que nos conocemos...


¿Os lo habíais planteado? ¿Una fiestecilla Luau? Ya os contaré qué tal me sale el invento.

¡Se aceptan ideas! que aún queda mucho verano y no está el horno para salidas...

Mabel.







2 comentarios

  1. Que chula fiesta, creo que al final la cosa es saber scarle partido a las cosas con las que sí contamos, en vez de pasarnos la vida lamentandonos por lo que no podemos tener, aunqe sea de momento. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imaginación al poder!! No vale la pena amargarse, mejor montarse la fiesta cada cual, aunque sea una guerra de globos de agua, que tampoco es tan mala idea.
      Saludos!!!

      Eliminar